Connect with us

Publicado hace

el

Sin embargo, puede que hayas hecho todo lo que estaba a tu alcance para conseguir ese trabajo perfecto y, sin embargo, la rutina diaria a veces te quita el entusiasmo. Para algunos, la pérdida de la pasión puede ser una señal de que necesita cambiar de carrera, pero un movimiento tan drástico no siempre es posible. Afortunadamente, estudios recientes muestran que algunas personas aplican naturalmente “estrategias de laboratorio” para reavivar su pasión y motivación. Y hay muchas maneras en que todos podemos aplicar estas técnicas.

Una cuestión de mentalidad. El primer estudio proviene de Patricia Chen, profesora de psicología en la Universidad de Texas en Austin, EE.UU. La investigación previa de Chen examinó la influencia de dos mentalidades diferentes sobre la pasión. Es más probable que los llamados “teóricos de la competencia” respalden afirmaciones como: Hay un trabajo perfecto para cada individuo, y encontrar la línea de trabajo correcta determinará la felicidad y el éxito de uno en el trabajo.

Los “teóricos del desarrollo”, por el contrario, es más probable que estén de acuerdo con afirmaciones como: La pasión se desarrolla a través de un proceso de aprendizaje dentro de cualquier línea de trabajo elegida. Cuanto mejor sea uno en su trabajo, más empezará a amar la profesión.

Usando cuestionarios detallados que miden la mentalidad de las personas y varios resultados en el ambiente laboral, Chen descubrió que estas creencias se convierten en profecías autocumplidas.

Los teóricos de la competencia (en su sentido de idoneidad) tendrán dificultad para encontrar la felicidad en un trabajo que no cumpla con sus criterios específicos. Los teóricos del desarrollo, por el contrario, pueden aprender a encontrar disfrute e interés en las diferentes tareas, de modo que su satisfacción crezca con el tiempo, incluso si el trabajo inicialmente no cumplía todos los requisitos deseados. De los cientos de respuestas, los investigadores identificaron cinco estrategias comunes que, según los estudiantes, habían aumentado su motivación. Estas eran:

· Reconocer la relevancia personal: un estudiante de negocios, por ejemplo, podría intentar pensar en las formas en que el conocimiento teórico lo ayudaría a fundar una nueva empresa.

· Reconocer la relevancia social: un estudiante podría preguntarse cómo el tema podría ayudarlo a comprender el mundo y cómo ese conocimiento podría beneficiar a otros en última instancia.

· Construir familiaridad: adquirir nuevos conocimientos puede estimular la curiosidad de alguien por saber más, ya que identifican más puntos de interés, y el hecho mismo de haber progresado y dominado tareas difíciles, puede ser una recompensa en sí mismo. Entonces, alguien que se siente desmotivado podría buscar nuevas formas de aumentar su conjunto de habilidades.

· Adquirir experiencia práctica: muchos de los estudiantes descubrieron que las prácticas laborales y las pasantías aumentaron su entusiasmo por sus estudios académicos.

· Encontrar mentores y cambiar el entorno: los estudiantes pueden buscar activamente maestros que los inspiren o amigos que puedan ayudar a que el trabajo sea más divertido.

Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CONSEJOS

Recomendaciones para viajar en avión con niños.

Un viaje en avión con niños puede ser una maravilla o un martirio. Las experiencias son de lo más variadas: en ocasiones los pequeños duermen durante todo el recorrido, otras veces se entretienen con la tablet u otros juegos y, en el peor de los casos, mantienen una actitud inquieta que perturba a los pasajeros alrededor.

Publicado hace

el

Sin embargo, la gran mayoría disfruta de estar en movimiento, por lo que pasar ocho horas en un avión podría parecerles una eternidad. Si para nosotros, los adultos, permanecer durante varias horas sentados en una rígida butaca representa una situación incómoda, imaginemos cómo es hacerlo para un pequeño que aún no es capaz de regular su energía o sus emociones. Apunta estas recomendaciones para viajar en avión con niños que te brindamos a continuación.

Organizar el viaje con antelación es clave para evitar la estresante situación de tener que resolver asuntos burocráticos minutos antes del momento del embarque.

Anticipar lo que ocurrirá en el vuelo. Es fundamental que el niño no se lleve grandes sorpresas el día del vuelo. Podemos anticiparle lo que ocurrirá o podría llegar a ocurrir. Si este es su primer viaje, podemos mostrarle videos de aviones, contarle sobre las sensaciones al despegar y explicarle que el avión podría llegar a moverse un poco, dándoles la tranquilidad de que eso no es riesgoso.

Contar con una canasta básica de entretenimiento. Si bien la mayoría de los aviones cuenta con pantallas para ver películas o jugar juegos, llevar alternativas pensadas exclusivamente para nuestros niños es más que conveniente. 

Garantizar el confort de los niños. Es fundamental que los niños estén cómodos en el avión. Este aspecto puede marcar la diferencia entre un vuelo maravilloso o uno para el olvido. Al tener en cuenta que los pequeños no podrán moverse mucho durante algunas horas, es importante que lleven puesta ropa cómoda que les permita sentirse a gusto. Y el consejo más importante y esencial es: ten paciencia y empatiza con él en todo momento. No te preocupes por el qué dirán, estás con un bebé y tanto él como tú tienen el derecho de viajar. Es un niño, a veces se ponen molestos y todo el mundo lo sabe. Pero para calmarlos, primero debemos estar tranquilos.

Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

CONSEJOS

Sillas de seguridad para bebés: preguntas que se deben hacer antes de adquirirlas.

Una de las tareas más importantes que tenemos como padres es mantener a nuestros hijos a salvo cuando viajan en un vehículo.  Pero dado que hay tantos asientos diferentes disponibles en el mercado, para muchos padres este es un tema abrumador.

Publicado hace

el

Antes de comprar un asiento de seguridad para bebé es muy importante que conozcas las regulaciones que existen sobre los asientos. También debes tener en cuenta elegir uno que sea apropiado para la edad, peso y altura de tu hijo. Y no menos importante, que sea de un material resistente y que se pueda limpiar fácilmente.
 
1. ¿Qué tipo de asiento debo comprar? 
El tipo de asiento que tu hijo necesita depende de muchos factores: según la edad.

  • Edades de 0 meses a 3 años: Tu bebé debe viajar en un asiento orientado hacia la parte trasera del auto y con arnés, hasta que alcance la estatura máxima o el límite de peso estipulado por el fabricante del asiento.
  • Edades de 4 a 7 años: El asiento debe estar orientado hacia adelante, con arnés y una correa de sujeción hasta que alcance la estatura máxima o el límite de peso permitidos por el fabricante.
  • Edades de 8 a 12 años: Tu hijo debe viajar en un asiento elevado, o booster seat, pues este lo posiciona a una altura en la que el cinturón de seguridad se ajusta correctamente sobre su cuerpo. 

2. ¿Cuál es la posición adecuada para el asiento de seguridad?
 La ubicación más segura para tu bebé o niño es en la parte de atrás, ubicando el asiento de seguridad en la parte central del auto.

3. ¿Qué debo tener en cuenta al usar el asiento de seguridad para proteger a mi hijo?
La marca del asiento no siempre indica que sea el mejor o el más seguro. El mejor asiento es el que vaya acorde con el tamaño, peso y edad de tu hijo, que esté bien instalado y que se utilice adecuadamente cada vez que conduce.

No dejes que tu hijo salga del asiento mientras el auto esté en movimiento.
Evita usar prendas abultadas como trajes de invierno; es mejor vestir a tu bebé con capas más delgadas y arroparlo con una manta por encima de las correas del arnés si es necesario. La ropa abultada se puede contraer en un accidente y dejar las correas demasiado flojas para retener a tu hijo, con un mayor riesgo de lesión.
No permitas que ningún niño menor de 13 años se siente en el asiento delantero de ningún vehículo

Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

CONSEJOS

Consejos para hablar del rendimiento escolar de su hijo/a con sus maestros.

La educación de su hijo/a es un proceso largo en el que participan tanto su familia como los maestros y directivos de sus escuelas. Es por eso que usted y la escuela de su hijo/a deben formar un equipo cuyo objetivo sea que éste tenga el mejor rendimiento académico y se convierta en una persona exitosa.

Publicado hace

el

Es importante que exista una relación cordial y una línea abierta de comunicación, pues es fundamental compartir información sobre los talentos y desafíos de su hijo/a. A continuación le proporcionamos cinco consejos que ayudarán a que el trabajo en equipo entre usted y los maestros de su hijo sea más productivo.
 
1. Hable con su hijo/a. Primero que nada, es importante hablar con su hijo/a para detectar si tiene alguna molestia en su entorno escolar.
 
2. Programe una cita. Para hablar con calma sobre el desempeño escolar de su hijo/a, es necesario programar una cita con su maestro. Hay que tratar de hacerlo con anticipación, respetando el horario de trabajo del profesor y comprometiéndose a acudir con puntualidad.

3. Llegue con preguntas para el maestro. Es importante acudir a esta con una actitud abierta y con la disposición de hacer el mejor equipo con el maestro y la escuela. Para esto le recomendamos que le haga estas preguntas que le pueden facilitar la conversación:
¿Está rindiendo mi hijo/a al nivel de su grado escolar?
Si no, ¿Cómo podríamos apoyarlo?
¿Cómo se compara su rendimiento al resto de la clase?
Si su rendimiento es menor, ¿Cómo podría mejorar?
¿En qué áreas necesita más apoyo?
 
 
4. Solicite tutorías o ayuda extra. En muchas ocasiones estas reuniones sirven para determinar si un alumno/a necesita ayuda extra en algunas de sus materias o incluso ayuda psicológica. Esto en un principio no debe preocupar mucho a los padres; debemos comprender que no todas las personas pueden ir al mismo ritmo en todas las materias y algunas tenemos más o menos habilidades en ciertas áreas de aprendizaje que en otras.
 
5. Haga equipo con la escuela. Después de la reunión es muy importante comprometerse a darle continuidad a su relación con los maestros y demás autoridades escolares. Esta comunicación se puede dar con mensajes y preguntas puntuales a través de varios medios, como correo electrónico o llamadas telefónicas. También es posible programar reuniones periódicas breves para ver cómo ha ido avanzando su hijo/a a corto y mediano plazo, sobre todo si se determinó que necesitaría ayuda extra.

Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza