Connect with us

FAMILIA

¿Cuántos idiomas puede hablar un niño?

Los niños aprenden idiomas de las personas que los rodean. Si son expuestos a varios idiomas, podrían crecer bilingües o políglotas. Este tipo de entornos no son inusuales; el consenso entre los lingüistas es que la mayoría de los niños en el mundo crecen escuchando varios idiomas.

Publicado hace

el

En teoría, una persona joven podría dominar una amplia gama de idiomas, pero los expertos afirman que existen algunos límites inherentes.

Los niños aprenden idiomas de las personas que los rodean. Si son expuestos a varios idiomas, podrían crecer bilingües o políglotas. Este tipo de entornos no son inusuales; el consenso entre los lingüistas es que la mayoría de los niños en el mundo crecen escuchando varios idiomas.

¿Qué pasaría si un niño se criara en un entorno en el que estuviera expuesto a decenas o cientos de idiomas? Imaginemos a un personaje tipo Oliver Twist, que crece en una especie de hipotética estación de tren global y que interactúa con un elenco rotativo de empleados de la estación y visitantes de todas partes del mundo. ¿Podría un niño así volverse “omnilingüe”?

Probablemente no, respondió Suzy J. Styles, psicóloga del desarrollo de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur que estudia la adquisición del lenguaje. Uno de los obstáculos es el tiempo: mientras mayor sea la cantidad de idiomas a la que estés expuesto, menor será la exposición que tendrás a cada uno de ellos. Si estudias 365 idiomas en un año, no tendrías más de un día entero de exposición a cada uno.

Styles afirma que este escenario también deja por fuera algo fundamental: lo que el niño quiere. Los niños no son meras esponjas que absorben todo lo que les rodea (si lo fueran, la hora de la comida sería mucho más fácil). “Los niños se motivan al ver a otros utilizar su idioma juntos”, dijo Styles. “Y generalmente, les motivará emplear aquellos idiomas que vean que tienen el mayor impacto social”.

En otras palabras, para aprender muchos idiomas, los niños no solo necesitan exposición, sino también motivación. “Un lugar que es en particular conocido por su densidad lingüística es la región de las Tierras Altas de Papúa Nueva Guinea”, dijo Styles, “donde poder comunicarse en varios idiomas vecinos es una gran ventaja social”. En situaciones como esa, los niños pueden aprender a comunicarse con fluidez en una amplia variedad de idiomas, afirma Styles.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

FAMILIA

Cambios y características del cerebro en la pubertad. 

La pubertad puede desempeñar un papel en muchos de los cambios cerebrales que ocurren durante la adolescencia. Por ejemplo, la materia gris del cerebro, que contiene la mayoría de los cuerpos celulares de las neuronas, se encoge un poco. No es una pérdida de poder cerebral. El cerebro simplemente se vuelve más denso a medida que el tejido se reorganiza.

Publicado hace

el

Cuando llegas a la pubertad, sucede algo extraño. De hecho, el cerebro comienza a desechar algo de lo que aprendiste de niño. Los caminos débiles y sin transitar desaparecen. Por ejemplo, si aprendiste un idioma cuando eras pequeño y nunca lo usas, puede desaparecer.

La pubertad puede desempeñar un papel en muchos de los cambios cerebrales que ocurren durante la adolescencia. Por ejemplo, la materia gris del cerebro, que contiene la mayoría de los cuerpos celulares de las neuronas, se encoge un poco. No es una pérdida de poder cerebral. El cerebro simplemente se vuelve más denso a medida que el tejido se reorganiza.

Tal “poda sináptica” hace que el cerebro sea más eficiente. La mayor parte de esa poda ocurre en la adolescencia. Otros cambios durante este tiempo también ayudan a que los mensajes químicos viajen más rápido.

Cuando comienza la pubertad y cuanto dura varía mucho en las personas. Eso hace que esta etapa de la vida sea más difícil de estudiar. La materia gris se reorganiza para ayudar a que las señales viajen más rápido. Las hormonas puberales pueden influir en varios de estos procesos.

La mayor diferencia entre el cerebro de los jóvenes y el cerebro de otras personas, es la vida emocional. Las hormonas que hacen que su cuerpo cambie también afectan el cerebro. La parte del cerebro que controla las emociones simplemente se pone en marcha con estas hormonas sexuales. Habrá mucho gas, peco poco “frenado”.

Riesgos de desarrollar trastornos psicológicos. ¿Lo malo de este cambio? Los órganos, incluido el cerebro, son más vulnerables a medida que se desarrollan. La adolescencia conlleva un mayor riesgo de trastornos de salud mental. Estos incluyen la depresión y la esquizofrenia.

De hecho, la depresión adolescente también tiende a estar relacionada con la forma en que el cerebro procesa las recompensas. La asunción de riesgos puede incluir probar el alcohol, la nicotina o las drogas ilegales. Reynolds señala que “el uso de sustancias a esta edad es un fuerte predictor de adicción más adelante en la vida”.

Los cambios en la pubertad determinarán mucho de lo que haremos. Es tanto positivo como negativo tener un cerebro adolescente. Nos volvemos más receptivos a las experiencias positivas durante este tiempo. La adolescencia también es una ventana de oportunidades. De hecho, es, sobre todo, una ventana de oportunidades.

Las experiencias positivas pueden tener un impacto duradero. Asumir riesgos saludables ayuda a los adolescentes a explorar el mundo en su camino hacia la independencia. Los cambios en el cerebro adolescente dan forma a la persona en la que eventualmente nos convertimos, así que es bueno conocerlos para explorar con medida.

Continuar leyendo

FAMILIA

La llegada de un hermanito: cómo preparar al hermano mayor.

La llegada de un nuevo hermanito puede ser un momento confuso e incluso aterrador para un niño, y encontrar la manera de preparar a un niño pequeño para lo que seguramente será un momento de gran cambio puede ser una tarea abrumadora para los padres.

Publicado hace

el

La llegada de un nuevo hermanito puede ser un momento confuso e incluso aterrador para un niño, y encontrar la manera de preparar a un niño pequeño para lo que seguramente será un momento de gran cambio puede ser una tarea abrumadora para los padres.
 
Hay varias cosas que puedes hacer para que la transición sea un poco más fácil para todos los involucrados. La clave es estar siempre abierta a sus preguntas y ser honesta con los hermanos mayores. Sigue leyendo para obtener más consejos.
 
Usa fotos: Cuando le anuncias a tu hijo que estás esperando un bebé, muéstrale algunas de sus propias fotos de cuando era bebé. Lo ayudarán a entender que habrá una personita nueva en casa muy pronto. Cuando vea lo indefenso que solía ser, entenderá un poco mejor a qué atenerse con su nuevo hermanito.

Llévalo a tus chequeos prenatales, si se puede: Allí podrán escuchar los latidos del bebé y, potencialmente, ver al bebé en una pantalla de ultrasonido. Estos sonidos e imágenes ayudarán a que lo que está por pasar sea más real y menos abstracto.

Ofrece detalles: No necesitas decirle a tu niño todos los detalles del nacimiento, pero deberías explicarle explícitamente que su pequeño hermano o hermana está creciendo dentro de tu vientre y que un día el bebé va a salir y va a vivir fuera de tu vientre con el resto de la familia.

Involúcralo: Deja que tu niño mayor ayude con los preparativos para el bebé, tales como la decoración de su habitación, la elección de un nombre, escogiendo peluchitos y al comprar ropa.
 
Cómprale un regalo de parte del bebé: Compra un regalo especial para tu hijo mayor que le puedes dar cuando nazca el bebé. Todo el mundo va a traer regalos para ti y el nuevo bebé lo que podría hacer que tu otro hijo se sienta excluido.

Ten citas: Aparta tiempo durante la semana — incluso solo una hora a la semana — para que tengas tiempo solo con tu hijo mayor. Recluta al papá o la abuela que cuiden al bebé por un corto tiempo para que puedas volver a conectarte con tu hijo mayor: den un paseo o compren un helado.

Continuar leyendo

FAMILIA

La importancia de los límites emocionales para un adolescente.

Durante la adolescencia, los jóvenes expanden su círculo social y el grupo de iguales se convierte en el centro de su mundo. En este momento, más que nunca necesitan saber y expresar quiénes son, respetarse y hacerse respetar y decir “no” cuando sea necesario.

Publicado hace

el

Los límites emocionales no son solo cosa de adultos. Durante la adolescencia, los jóvenes expanden su círculo social y el grupo de iguales se convierte en el centro de su mundo. En este momento, más que nunca necesitan saber y expresar quiénes son, respetarse y hacerse respetar y decir “no” cuando sea necesario. Pero para aprender a poner límites, necesitarán la guía y el apoyo de sus padres.
 
 Existen múltiples situaciones en las que tu hijo necesitará poner límites:
· Al iniciar sus primeras relaciones románticas, para expresar que necesita ir despacio o a su propio ritmo. Poder comunicar que no se siente cómodo con los besos en público, por ejemplo, puede suponer un reto.
· Si sus amigos o parejas adoptan actitudes controladoras o nocivas, como pedirle sus contraseñas de redes sociales o llamarle en cualquier momento y exigir que conteste el teléfono. Saber negarse y exponer sus motivos sin temor es importante.
· Para hacer frente a la presión grupal si sus amigos deciden beber y tu hijo no desea hacerlo, o si no se siente cómodo con un plan que los otros le proponen.
· Si surge algún conflicto o discrepancia con un profesor, entrenador, familiar o cualquier otro adulto.

En definitiva, esos límites surgen al hablar de forma honesta y colocarse en escenarios que se sientan cómodos y adecuados para cada uno. Esto no implica ser excesivamente rígido, aislarse o pasar por encima de los demás, pero sí dejar en claro cuáles son los sentimientos y preferencias propias.

Poner límites no es fácil y es una tarea que se aprende desde casa, lugar en el que debe cultivarse la inteligencia emocional, es posible que a tu adolescente le cueste acostumbrarse a decir “no”, a expresarse claramente cuando alguien le hace sentir mal y a tomar decisiones que van a contracorriente. Sin embargo, con tu apoyo y con práctica logrará establecer esos límites que lo mantendrán fiel a sí mismo y disfrutando de relaciones más sanas.

Continuar leyendo

Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza