Connect with us

FAMILIA

Por qué no debemos clasificar las conductas de los niños como buenas o malas.

Lo que ocurre es que muchas veces tendemos a etiquetar esas conductas, y no a través de múltiples adjetivos y matices, no, no, sino que las clasificamos únicamente como “conductas buenas” o “conductas malas”. Es decir, o blanco o negro.

Publicado hace

el

Los niños, como todas las personas, tienen unas determinadas conductas en su día a día. Y, es más, estas conductas van modificándose (y mucho), a medida que los niños crecen. Es normal.

Lo que ocurre es que muchas veces tendemos a etiquetar esas conductas, y no a través de múltiples adjetivos y matices, no, no, sino que las clasificamos únicamente como “conductas buenas” o “conductas malas”. Es decir, o blanco o negro.

La conducta está llena de matices

Esto presenta ciertos riesgos, no solo por el hecho de que estamos catalogando algo tan complejo como lo es la conducta humana, a través de únicamente dos polos (opuestos), como si no existiera otra realidad intermedia (lo que hace que tengamos una visión muy simplista de las cosas), sino que además, porque estamos emitiendo un juicio moral sobre dichas conductas.

Riesgos de clasificar las conductas como buenas o malas

Algunos de los principales riesgos de clasificar las conductas así son: que el niño no entienda lo que esperamos de él, que se sienta confundido, juzgado, que acabe pensando que todo lo que haga solo pueda ser de dos formas (cuando no es así), lo que reduce su visión de la realidad, etc.

¿Qué significa portarse bien?

El hecho de clasificar las conductas de los niños como “buenas o malas”, nos lleva muchas veces, inconscientemente, a emitir frases como las comentadas en la introducción.

Y uno de los principales riesgos de todo ello, y que va implícito en frases como “pórtate bien”, es que damos por supuesto que el niño sabe qué significa exactamente “portarse bien”. Pero es que en realidad, no lo sabe. ¿Cómo puede saberlo?

Quizás se imagina algo, pero en realidad no puede saber qué esperamos de él, porque en esa frase no se lo estamos diciendo. Y “portarse bien” es tan relativo, ¡que puede ser cualquier cosa”.

No le definimos: evaluamos algo puntual de su comportamiento

Finalmente, cuando hables con tu hijo sobre su comportamiento, aclárale que estás hablando de lo que está haciendo, no de lo que es. Sus conductas, aunque sí dan mucha información de él, no le definen.

FAMILIA

“A los adolescentes, la vida real les parece lenta”: hablamos con Diana Jiménez sobre cómo afecta la crianza en la era de la inmediatez.

Sin darnos cuenta, vamos trasladando este “mundo de prisas” a nuestros hijos desde que son pequeños, aunque quizá los padres no seamos conscientes de este problema hasta que llegan a la adolescencia.

Publicado hace

el

Los adultos vivimos en un mundo de prisas. La vorágine del día a día, las responsabilidades y los imprevistos que siempre surgen nos acaban engullendo de forma atronadora, obligándonos a activar el ‘piloto automático’ desde que nos levantamos y hasta que nos acostamos. Y así, día tras día sentimos que el tiempo se nos escapa entre los dedos sin ser apenas conscientes de ello.

Quizá, uno de los grandes problemas de vivir deprisa es que trasladamos esa “inmediatez” a nuestros hijos. No en vano, según afirma Diana C. Jiménez, psicóloga, educadora en Disciplina Positiva y creadora de Infancia en Positivo y Adolescencia en Positivo, “muchos padres se quejan de que sus hijos lo quieren todo y lo quiere ya”.

“Vivimos instalados en la prisa y en una sociedad que solo valora el resultado final de la tarea, perdiendo de vista el proceso de ejecución de la misma. La era de la inmediatez nos hace esclavos del tiempo. Quizá pensábamos que esa rapidez nos iba a permitir hacer más cosas, pero bajo este “autoengaño” estamos viviendo la vida sin saborearla realmente” – expone Diana Jiménez.

“Los adultos entendemos qué significa esperar y sabemos que a veces la espera es necesaria. Pero para los niños es muy difícil entender y gestionar la espera; no solo porque su cerebro se está desarrollando y adquiriendo nuevos conceptos, sino porque a diario observan que prácticamente todo puede obtenerse al momento”


¿Qué podemos hacer los padres para evitar que nuestros hijos sean engullidos por la “era de la inmediatez”?
 
Para la experta, educar a nuestros hijos en responsabilidad, valores y compromiso resulta cada día más difícil. Por eso es importante reflexionar y ser conscientes de las interferencias cotidianas que afectan a nuestra relación con los hijos  y nos separan de ellos, así como procurar llevar a cabo una crianza basada en el respeto a sus ritmos y necesidades. Para ello, nuestro ejemplo y la forma en la que nos tomamos la vida es fundamental.

Por otro lado, Diana incide en la importancia de mantener a los hijos alejados de las pantallas y las redes sociales el mayor tiempo posible, y evitar caer en el clásico “he tenido que darle un móvil porque todos sus amigos ya tenían y él era el único”.

Continuar leyendo

FAMILIA

La importancia de que los niños tengan aficiones.

Para que los niños se sientan seguros y motivados a descubrir sus propias aficiones, es importante que podamos dialogar y respetar sus intereses y decisiones. Las aficiones no solo son una “válvula de escape”, sino que reportan muchísimos beneficios.

Publicado hace

el

Las aficiones y el ocio permiten hacer uso del tiempo de otra manera. Fuera de las tareas, las evaluaciones y el horario escolar, resulta positivo que los niños tengan otros intereses. Las aficiones no solo son una “válvula de escape”, sino que reportan muchísimos beneficios. Veamos cuáles son.
 
· Les permite explorar otros intereses, usos del tiempo y hasta descubrir talentos que no sabían que tenían.

· Los ayuda a aliviar el estrés. Muchas personas creen que el estrés es incompatible con la infancia. Sin embargo, esto no es así. Cada vez encontramos casos a más temprana edad debido a diferentes razones, como las obligaciones, las agendas de los adultos o el ritmo vertiginoso con que se vive en la actualidad.

· Constituye fuentes de aprendizaje y creatividad de una forma más libre y menos reglada. Incluso, refuerza otras habilidades, como por ejemplo mantenerse concentrado o empezar y finalizar una actividad, entre otras.

· Contribuye con su autoestima. Esto es porque se sienten útiles y valiosos al hacer algo que disfrutan. Al mismo tiempo, sienten la satisfacción del logro, lo que los vuelve más seguros. Poco a poco, tienen deseos de crecer en esa actividad, de mejorar y de potenciarse. Sin dudas, influye en el modo en que se ven y se sienten consigo mismos.

· Les permite establecer relaciones y contactos con otras personas. Tener un hobby y desarrollarlo en compañía de otros niños les da la posibilidad de relacionarse con sus pares y con quienes comparte esta afición. Allí ponen en juego múltiples habilidades sociales y psicológicas. Más allá de que las aficiones puedan ser individuales, siempre tienen un componente social, a través del cual los menores aprenden a relacionarse, a respetar normas y, a veces, a trabajar en equipo.

· Facilita el desarrollo de un sentido de pertenencia y aporta en la construcción de la identidad.
 
Es importante entender que en las aficiones de nuestros niños no debemos imponer nuestros propios gustos. Se trata de que podamos dejarlos ser y hacer lo que ellos elijan. Al mismo tiempo, habrá que aceptar que no siempre querrán seguir nuestro propio camino ni cumplir con nuestras expectativas.

Continuar leyendo

FAMILIA

¿La maternidad pone a prueba el matrimonio?

Es verdad que la maternidad pone a prueba el matrimonio, dado que cambia las circunstancias para siempre en la pareja. Esta nueva etapa debe verse como una forma más de demostrar amor y comprensión. La crianza del bebé permitirá aflorar cualidades valiosas que, sin su llegada, no se hubiese puesto de manifiesto.

Publicado hace

el

La llegada de un hijo es una experiencia hermosa y única, que supone cambios significativos en la vida matrimonial. El nuevo integrante de la familia capta toda la atención, el tiempo y el espacio de sus padres, por lo que podrías pensar que la maternidad es un desafío para la pareja.

El cuidado diario del recién nacido va a repercutir indiscutiblemente en la vida de la pareja. Esto implica que quizás pasarán menos tiempo juntos. A su vez, tareas como amamantar, bañar o cambiar al bebé te quitarán horas de sueño y esto influirá en tu estado de ánimo.

Algunos padres podrían concluir que la llegada del bebé ha venido a desunir la pareja. Si piensas que la maternidad pone a prueba el matrimonio, es mejor que te enfoques en esto como un asunto de adaptación a nuevas circunstancias. En tal sentido, si la maternidad pone a prueba el matrimonio ¿Qué puedes hacer para superarlo?

Te dejamos unos consejos sencillos que puedes poner en práctica para enfrentar la situación:

  • Dile a tu pareja cuánto lo quieres y demuéstraselo con acciones.
  • Asegúrate de desvanecer cualquier inseguridad que la otra persona pueda empezar a sentir.
  • Hablen sobre sus necesidades sexuales.
  • Muestren compasión el uno por el otro, sean pacientes y claros, eviten dar rodeos a la hora de comunicarse.
  • Dale reconocimiento a lo que hace el otro: Valorar y agradecer su esfuerzo ayuda a profundizar el amor que se tienen mutuamente.

En definitiva, es verdad que la maternidad pone a prueba el matrimonio, dado que cambia las circunstancias para siempre en la pareja. Esta nueva etapa debe verse como una forma más de demostrar amor y comprensión. La crianza del bebé permitirá aflorar cualidades valiosas que, sin su llegada, no se hubiese puesto de manifiesto.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza