Connect with us

FINANZAS

En pareja tus finanzas. 

Las metas: si están comenzando con esta experiencia de vivir en pareja, no se olviden de hablar sobre sus metas. Es importante que sepan qué es lo que buscan, a qué quieren llegar. 

Publicado hace

el

Hemos hablado ya de lo importante que es elaborar un presupuesto, para tener nuestro dinero bajo control. Ahora bien, si ya estás viviendo en pareja, es más importante aún, puesto que seguramente habrá una serie de gastos que tal vez no tenías contemplados. Así que te damos algunos consejos para que planifiques junto con tu amor.

Las metas: si están comenzando con esta experiencia de vivir en pareja, no se olviden de hablar sobre sus metas. Es importante que sepan qué es lo que buscan, a qué quieren llegar. 

Apertura de cuentas: el ahorro será una de las bases para tener unas finanzas estables. Un recurso del que pueden ayudarse para ello, es abrir en la institución financiera de su preferencia, una cuenta de ahorro a la cual los dos tengan acceso. 

División de gastos: poco a poco se irán dando cuenta que habrá una serie de gastos, ya sea el pago de la renta o la hipoteca, servicios, alimentación, en fin… Es importante que desde un principio platiquen cómo se cubrirán esos aspectos. Una opción es la división de los mismos, con la idea de que la carga no sea para sólo uno de los dos.

Acuerdos financieros: como bien dicen, hablando se entiende la gente. Siempre busquen llegar a acuerdos, sobre todo en los aspectos financieros. Decidan entre ambos el manejo que harán del dinero para que en futuras fechas no tengas problemas en este sentido y perjudiquen su relación.

Juntos pero no revueltos: pueden es establecer un fondo para los gustos de cada uno, o bien, para cosas que necesiten por separado. Es decir, no necesariamente todo lo deben compartir, pues tienen personalidades, gustos y necesidades distintas. 

 No se olviden de analizar la forma en la que están utilizando el dinero, y a partir de ello, elaboren una estrategia de acción para mejorar aquello que sea necesario. Recuerden que dos cabezas piensan mejor que una en aspectos del corazón y la cartera.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

FINANZAS

Kakebo, el método japonés para ahorrar dinero.

Motoko Hani, periodista y fundadora de la primera revista femenina en Japón, ideó este sistema para ayudar a las mujeres a llevar las fianzas del hogar del modo más efectivo posible, tanto para la casa como para su propia independencia.

Publicado hace

el

Motoko Hani, periodista y fundadora de la primera revista femenina en Japón, ideó este sistema para ayudar a las mujeres a llevar las fianzas del hogar del modo más efectivo posible, tanto para la casa como para su propia independencia.

A efectos prácticos, este método de ahorro japonés se materializa en un libro de cuentas para el hogar, con formato de agenda, en el que se han de anotar los ingresos y los gastos de nuestro día a día, al tiempo que nos proponemos determinadas metas. El Kakebo se divide en días, semanas y trimestres, y la forma de apuntar las cifras en él y hacer los cálculos para tener el control de nuestras cuentas es sencilla.

Para comenzar a utilizar el Kakebo, primero has de anotar el dinero que ingresas al mes y restarle los gastos fijos estimados para ese mismo periodo de tiempo. Además, tendrás que marcarte una meta para conseguir tu objetivo financiero, como ahorrar cierta cantidad de dinero mensual, en función de tus posibilidades.

Cada gasto diario debes ir anotándolo en el libro sin olvidarte de ninguno, aunque te parezcan unos pocos céntimos. Es muy importante que no hagas trampa.

Con el método Kakebo, cada uno de esos gastos queda agrupado en su respectiva categoría: supervivencia (alimentación, vivienda, luz, etc.), ocio y vicio (cenas con los amigos, actividades deportivas, gominolas y chucherías, etc.), cultura (entradas de cine, teatro, clases, libros, etc.) y extras u otros (regalos y gastos imprevistos que no encajan en las otras categorías). Para que no se te escape ni un solo gasto, lo más cómodo es que solicitas y guardes los tiques de cualquier compra que realices para poder apuntarlo debidamente en este cuaderno cuando llegues a casa.

Para que sea efectivo, el método requiere constancia, ya que será cuando transcurran las semanas cuando comenzarás a comprender mejor tus gastos en relación con tus ingresos y tendrás una visión clara de en qué se va el grueso de estos.

Si sigues el Kakebo, te sorprenderá la cantidad mensual y trimestral de dinero que inviertes en pequeños gastos diarios y te ayudará a descubrir en qué es más elevado tu gasto para poder reducir el consumo de lo prescindible y asegurarte de cubrir la categoría de supervivencia.

Puedes encontrar este libro de cuentas comercializado por distintas editoriales cada año, ya que el mejor momento para comenzar a usarlo es el mes de enero, pero también puedes adaptar una libreta normal con los apartados específicos para hacerlo.

Continuar leyendo

FINANZAS

3 estrategias para organizar tus finanzas personales y un error común que debes evitar.

A nivel de las finanzas personales, expertos advierten que este es un buen momento para replantearse lo que hacemos con nuestro dinero, tanto del punto de vista del pago de deudas, como del ahorro y la inversión. “La pandemia nos dejó una gran lección: tenemos que ahorrar”, dice Sofía Gancedo, economista y fundadora de la empresa Bricksave.

Publicado hace

el

A nivel de las finanzas personales, expertos advierten que este es un buen momento para replantearse lo que hacemos con nuestro dinero, tanto del punto de vista del pago de deudas, como del ahorro y la inversión. “La pandemia nos dejó una gran lección: tenemos que ahorrar“, dice Sofía Gancedo, economista y fundadora de la empresa Bricksave.
 
Y aunque las prioridades dependerán de la situación individual, seguir estos pasos puede ayudarte a visualizar mejor tu futuro y la manera en que fijas tus metas.

1-Define tus objetivos financieros y elabora un presupuesto
Lo que suelen recomendar los expertos es fijarse metas para el mes, para el año y para el largo plazo. Es recomendable dejarlo por escrito para que lo puedas revisar cada vez que pierdas la brújula.
Los objetivos financieros pueden ir desde recuperarse del impacto financiero de los últimos meses, conseguir un trabajo extra para complementar tu ingreso actual, buscar dónde están las tasas de interés más convenientes para reestructurar tu deuda, aumentar tu nivel de ahorro, cambiarte de trabajo o, por ejemplo, emprender.

2- Crea metas de ahorro
“El ahorro no es guardar lo que me sobra del sueldo. Muchas veces requiere hacer ciertos sacrificios”, explica Gancedo. La idea es partir de a poco y aumentar la meta según como evolucionen tus circunstancias. No importa el monto, lo que más importa es hacerse el hábito. “Es como salir a correr”, dice la economista.
“Lo que yo recomiendo es ahorrar el equivalente a un año de tu sueldo”, señala, aunque reconoce que puede ser una meta difícil de alcanzar. Con todo, al final de cuentas lo que vale es ahorrar lo que puedas, pero “hacerlo consistentemente”.
 
3- Invierte en aquello que estás dispuesto a perder
“Invierte en activos que realmente entiendes y con un monto que estás dispuesto a perder. No asumas riesgos con dinero que necesitas”. La otra recomendación es arrancar de a poco y diversificar las inversiones, para evitar una pérdida total cuando un activo se desploma.

El error más común
“El error más grande que veo es no tener conciencia sobre lo que realmente es un crédito”, sostiene Gancedo. Es un error, que se repite en todos los sectores sociales, en todos los países y en todos los niveles de educación.
 Aunque parezca obvio que un crédito es un préstamo que tenemos que devolver (con intereses), muchas veces se produce una trampa psicológica en que usamos la tarjeta sin pensar que el dinero no es nuestro. Genera la ilusión de que se puede patear el problema para más adelante y que en el futuro verás cómo lo solucionas.

Continuar leyendo

FINANZAS

Ahorrar gasolina en tus viajes: trucos para afrontar la subida del precio. 

Para ayudarte a ello, estos son algunos consejos para ahorrar gasolina en tus viajes y afrontar la subida del precio. Te aconsejamos tenerlos en cuenta porque, en menor o mayor medida, seguro que los notarás.

Publicado hace

el

El precio de la gasolina lleva varios meses disparado y, en plena temporada de vacaciones, parece que las cosas no van a cambiar, así que, cuando menos, nos toca ahorrar en la medida de lo posible cuando nos ponemos al volante para no descalabrar la economía doméstica.

Para ayudarte a ello, estos son algunos consejos para ahorrar gasolina en tus viajes y afrontar la subida del precio. Te aconsejamos tenerlos en cuenta porque, en menor o mayor medida, seguro que los notarás.

 Revisa el vehículo: Esto es importante por motivos de seguridad, pero también a efectos de consumo, puesto que un motor o unos neumáticos que no estén a punto, contribuirán a que gastes mucho más combustible, con el consiguiente gasto en diésel o gasolina. 

No cargues demasiado el coche: cuanta más carga, más gasto en el mismo recorrido, sé práctico a la hora de elegir lo que llevas y disfruta de la comodidad de ir más ligero de equipaje, que también contribuye a ahorrar. 

Planifica bien la ruta: Diseña bien la ruta a seguir y calcula cuál es la que más te conviene. Puedes consultar Google Maps,  podría ayudarte a desviar atascos que te obligarán a estar parado horas o a ir por autopistas o carreteras en las que vas a pisar más el acelerador. 

Reposta en las gasolineras más baratas: Recuerda que las estaciones de servicio ubicadas en las autopistas y autovías suelen ser más caras que aquellas que están en la red secundaria.

Desconecta el aire acondicionado: Por último, ya en ruta, también deberás tener en cuenta el factor del aire acondicionado. Y es que su uso puede contribuir a incrementar el gasto de combustible hasta un 12%, así que lo mejor es que en la ciudad o en las zonas urbanizadas lo apagues y abras las ventanillas.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza