Connect with us

FINANZAS

Por qué los niños ‘mandan’ en las compras del hogar.

Si tienes hijos pequeños, seguramente en algún momento has tenido que comprar dulces, juguetes o mercancía que no estaba planeada en tus gastos. Sin duda, no hay mayor satisfacción que verlos felices, pero este tipo de ‘berrinches’ cumplidos hacen que las familias eleven sus gastos del hogar.

Publicado hace

el

“Los papás se adaptan a las necesidades de los hijos, e incluso se restringen con tal de hacer rendir el gasto para comprarles cosas a ellos”, afirma Juan Carlos Jouve, director de Servicio al Cliente de Kantar Worldpanel México. Esto significa que los hogares con niños gastan en promedio 4% más en términos anuales, a diferencia de los hogares que no tienen hijos.  

Cuida tus gastos extraordinarios
En las familias con niños se destina 26% más en cuidado personal y 18% más en lácteos. También se observa que los padres gastan hasta 12% menos en bebidas alcohólicas.
Las familias con y sin niños hacen los mismos viajes de compras para el hogar, pero los que son papás llevan carritos más llenos, pues compran, en promedio, 64 artículos más al año. Generalmente los papás acuden a farmacias, tiendas de gobierno, bodegas y clubes de precio, explica la consultora global Kantar Worldpanel.

Por eso, la firma recomienda aprovechar esta etapa en que los pequeños están más despiertos al conocimiento y aprendizaje para inculcarles buenos hábitos que tienen que ver con el dinero. Pero, ¿cómo hablarle a los niños sobre finanzas personales? 

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de lo Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) tiene disponible una serie de guías para niños en edad escolar sobre estos temas. Estas guías pueden ser explicadas por maestros, padres de familia, tíos, padrinos, primos o hermanos mayores, etc., pues todos somos responsables de cuidar a los niños, y sus padres de hacerlos unos consumidores inteligentes. Los niños deben saber sobre:

1. Otorgar valor a las cosas. La casa donde viven, el gasto en comida, ropa que usan, y que los libros y cuadernos deben cuidarse porque cuestan dinero.  
2. Aprender a elegir. Los niños deben entender que no siempre pueden tener todas las cosas que desean porque el dinero es un recurso limitado, y la prioridad serán las cosas que necesitan.
3. Dar para recibir. Los pequeños deben comprender que mediante el trabajo, las personas producen bienes y servicios para satisfacer sus necesidades, en especial las de una familia.
4. Definir cuánto pueden gastar. Deben saber que lo que pueden comprar es en proporción al dinero que tengan disponible.
5. Establecer qué pueden comprar. Se busca que los niños aprendan a ser consumidores inteligentes.  Esto es, que elijan con el debido equilibrio entre calidad y precio. La clave es que antes de comprar algo se pregunten: ¿realmente lo necesito?

“Predica con ejemplo”. Ellos deben ver estos ejemplos aplicados en la dinámica familiar.
Sin embargo, ninguna familia está exenta de tener imprevistos financieros. ¿Qué hacer en estos casos? Un crédito inteligente, accesible y sobre todo, que responda a la brevedad posible es lo que necesitas.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

FINANZAS

Precio vs calidad ¿Es mejor buscar calidad o comprar por precio?

Acertar al comprar cualquier objeto no siempre es tan fácil como parece. No se trata de una cuestión menos importante. Lo más barato no siempre es lo que más te permitirá ahorrar a largo plazo.

Publicado hace

el

Lo más barato no siempre es lo que más te permitirá ahorrar a largo plazo. La razón es que pagarás menos, pero también durará menos y tendrás que reponerlo antes. Esto supondrá un gasto adicional a largo plazo, que es lo que deberías analizar. Es decir, si compensa pagar más por algo que durará más tiempo o, dependiendo del objeto, no merece la pena abonar ese extra.

Calidad frente a precio
Nos gusta comprar, pero al mismo tiempo nos da ‘rabia’ comprar algo caro cuando hay una opción más barata y no tenemos claro el valor añadido de la más cara. Es el llamado sesgo de la aversión a la pérdida. Odiamos perder más de lo que nos gusta ganar y haremos lo que sea por no hacerlo. En este caso, si compramos las más caras y no salen bien, estaríamos perdiendo, porque para nuestro cerebro la opción más segura, la ganadora, es la barata.
Si no quieres que tus instintos guíen tus compras, lo que debes hacer es analizar el precio y estimar la vida media de cada opción. Para objetos que van a durar varios años.
 
Qué cosas comprar de calidad sin mirar sólo el precio
En cualquier caso y para ponértelo más fácil, estas son algunas cosas en las que merece la pena gastar un poco más:

· Un buen colchón y una buena cama. Piensa que son el pilar para tu descanso. En este punto recuerda la máxima de que más caro no quiere decir siempre mejor.
· Zapatos.  Hay una gran diferencia en lo rápido que tendrás que comprar otros. Esto aplica especialmente a ropa técnica y de deporte.
· Menaje, ollas y sartenes. No hace falta comprar la sartén más cara (sobre todo si no eres cuidadoso al cocinar), pero una barata hará que gastes mucho más a largo plazo.

Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

FINANZAS

4 preguntas que debes hacerte antes de comprar cualquier cosa.

Plantearte el efecto a largo plazo de tus compras te ayudará a ser más consciente de su impacto real en tu vida y así podrás tomar mejores decisiones. Además, evitarás caer en las trampas de tu cerebro para gastar más.

Publicado hace

el

Cada vez que adquirimos algo se activan una serie transmisores cerebrales que liberan dopamina, una de las sustancias responsables de nuestra felicidad. Según los estudios realizados por el Hospital de Bellevitge con sus pacientes, un 7% de la población podría catalogarse como compradora compulsiva. Hay una estrategia muy efectiva para frenar estos impulsos, para tomar espacio y activar la parte más racional de tu mente o como rezaba el famoso libro de Daniel Khaneman, “Pensar rápido, pensar despacio”. Consiste en hacerte cuatro preguntas concretas que van a obligarte retrasar el momento de la decisión final unos momentos obligándote a reflexionar. Estas son las cuatro preguntas clave que te ayudarán a desterrar la mayoría de compras por impulso.
 
1- ¿Realmente lo necesito?
Esta es la primera pregunta que debes hacerte y también responder de forma honesta. La mayor parte de las compras que realizamos tienen que ver más con el deseo que con la necesidad.
 
2- ¿Voy a tener que endeudarme?
En primer lugar, si tienes que endeudarte para pagarlo, no deberías comprarlo. Esto mismo también se aplica si vas a tener que pagarlo a plazos, aunque sea sin intereses.
En segundo lugar, debes preguntarte de dónde va a salir ese dinero. Un presupuesto puede ayudarte a tener clara tu situación financiera y cómo te afectará ese deuda que estás a punto de contraer.

3- ¿Puedo encontrarlo más barato?
Esta pregunta te ayudará a tener que buscar alternativas a la compra inmediata. Además, activará en tu cerebro la alarma de que puede que estés perdiendo dinero si lo compras aquí y ahora y hay pocas cosas que nos molesten más que perder.

4- ¿Cómo me voy a sentir cuando lo compre?
La respuesta obvia es “mejor”. De hecho, precisamente por eso vas a comprarlo. Sin embargo, ir un poco más allá te ayudará a tomar perspectiva sobre la compra y su impacto real en tu vida.
 
Plantearte el efecto a largo plazo de tus compras te ayudará a ser más consciente de su impacto real en tu vida y así podrás tomar mejores decisiones. Además, evitarás caer en las trampas de tu cerebro para gastar más.

Continuar leyendo

FINANZAS

¿Qué es un bien inmueble y cómo se invierte en ellos?

Los cambios de hábitos y el cambio en las necesidades que son prioridad para las personas pueden jugar a tu favor al pensar en invertir en un bien inmueble, ya que los factores de seguridad y comodidad del espacio habitacional han adquirido mayor valor.

Publicado hace

el

Ya sea para habitar o rentar, un bien inmueble es la delimitación de un espacio físico del que te puedes hacer propietario a través de una inversión para su adquisición, acción que debe estar guiada por las necesidades y características del entorno. 
Los cambios de hábitos y el cambio en las necesidades que son prioridad para las personas pueden jugar a tu favor al pensar en invertir en un bien inmueble, ya que los factores de seguridad y comodidad del espacio habitacional han adquirido mayor valor.
 
Aquí te decimos los elementos fundamentales para realizar una buena inversión en un bien inmueble:

  • Ubicación

Busca mercados emergentes, las zonas metropolitanas no siempre son la mejor opción para invertir, revisa las condiciones laborales de los estados y el potencial de crecimiento.

  • Condiciones del inmueble

Los inmuebles recién remodelados suelen ser más costosos porque aumentan el gasto de reparación o renovación de la propiedad. Si es un bien inmueble construido lo importante es centrarse en la parte estructural, ya que puedes pelear el precio ante detalles estéticos que resaltan y después, acondicionar a tu gusto el espacio y mejorar el inmueble, reducir la inversión y aumentar su valor.

  • Zona de plusvalía

No te dejes guiar por las zonas más caras o más baratas, busca lugares con potencial de crecer, de generar plusvalía, de mejorar los servicios, amenidades y demás condiciones que pueden otorgar más valor a futuro al inmueble.
Al comprar, revisa que la relación entre el costo por metro cuadrado y el precio no esté muy disparada para que cuando quieras vender, obtengas una ganancia.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza