Connect with us

Publicado hace

el

Los niños y adultos mayores son especialmente vulnerables a las bajas temperaturas, por lo tanto, son más proclives a contraer enfermedades, sobre todo si están a diario en contacto con otras personas. Su sistema inmunológico posee menor capacidad defensiva frente a las agresiones externas como el viento, el frío y la lluvia. No podemos evitar el contagio de enfermedades porque es algo que no está en nuestras manos, pero sí podemos intentar disminuir las posibilidades de que enfermen. Veamos entonces algunos consejos sobre cómo prevenir las enfermedades en invierno.

¿Por qué se enferman más en invierno? Los cilios (pequeñas vellocidades) y las mucosas nasales, el sistema de defensa natural que tenemos en la nariz, pierden movilidad con el frío, lo que impide que controlen el paso de microorganismos que por tanto penetran más profundamente en el organismo. Tampoco pueden calentar el aire para que llegue a los pulmones a la temperatura adecuada.

También se ha hallado que ciertos virus, como por ejemplo el de la gripe, se cubren con una capa resistente que lo protege durante el frío lo que le ofrece la protección que necesita para pasar de persona a persona. Una vez que entra en el organismo esa capa se derrite en el tracto respiratorio haciendo que el virus infecte a las células. Otros factores asociados a las enfermedades típicas del invierno son la contaminación en casa, provocada por la falta de ventilación, permanecer en lugares cerrados, lo que facilita el contagio con personas infectadas, y los cambios bruscos de temperatura.

¿Cómo prevenir enfermedades en invierno? Algunas medidas preventivas pueden contribuir a evitar que los niños y adultos mayores contraigan enfermedades en invierno, como, por ejemplo:

· Ventilar a diario las habitaciones, al menos diez minutos al día

· Evitar los cambios bruscos de temperatura

· Mantener la casa templada: no utilizar la calefacción a tope, sino permitir al organismo que utilice sus propios mecanismos reguladores de adaptación al frío.

· Mantener la casa con un adecuado nivel de humedad, el ambiente seco agrava las enfermedades respiratorias

· Evitar sitios cerrados demasiado concurridos

· Abrigar lo justo: evitar el exceso de abrigo en ambientes calefaccionados o la falta de abrigo en la intemperie. Cubrir boca y nariz al salir a la calle o a espacios libres.

· Dentro de lo posible, mantener al niño y al adulto mayor alejado de personas enfermas.

· Hacer que el niño y/o adulto mayor se lave las manos con frecuencia, especialmente antes de comer, al entrar a casa y si ha estado en contacto con otras personas.

· Evitar que comparta utensilios como vasos, platos, cubiertos, toallas, etc.

· Incluir en la dieta frutas y verduras, especialmente alimentos ricos en vitamina A y C.



Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Salud y Vida

3 ejercicios para estimular los pensamientos positivos en el deporte

Todos los deportistas son conscientes de que tener una buena actitud es una piedra angular para dar su mejor versión.

Publicado hace

el

Mucha gente cree, erróneamente, que ser positivo es un rasgo de personalidad fijo y estático. Es decir, que solo está al alcance de unos pocos privilegiados, pero la realidad dista mucho de esa premisa. Sí es cierto que ciertos perfiles de personalidad hacen que se sea más propenso pensar de manera positiva, pero esta actitud está al alcance de cualquiera, consiguiéndose mediante una buena preparación psicológica. Vale destacar que no existe un único camino para alcanzar una mentalidad positiva.  A este respecto, se puede realizar una gran variedad de tareas. Por ello, a continuación, veremos qué ejercicios mentales son eficaces para ser positivo en el deporte.

1. Practica de forma constante el agradecimiento. Ser agradecido consigo mismo y con los demás es una excelente forma de ser positivo en el deporte, practicar de forma constante el agradecimiento es más que valorar lo que se tiene, también es una forma de expresarlo con los demás.

2. Utiliza las autoinstrucciones positivas. La forma en la que uno se habla a sí mismo también es fundamental a la hora de querer marcar una actitud. Cuando uno se trata con delicadeza y comprensión, la forma de pensar también se vuelve más dulce.

3. Darles a los acontecimientos la importancia justa que se merecen. Uno de los errores psicológicos más habituales en el deporte es magnificar la ocurrencia de eventos negativos y minimizar aquellos buenos momentos. En el deporte, como en la vida, hay momentos buenos y malos, y saber darles su justa importancia es una enseñanza muy valiosa. Cuando se hace una evaluación muy intensa tanto de lo bueno como de lo malo, normalmente se está bajo la influencia de emociones poderosas. Por ello, el primer paso para aprender a relativizar es aprender a controlar esas emociones desbordantes.

Conseguir un cambio de actitud no es tarea sencilla, especialmente cuando se lleva arrastrando un estilo de pensamiento negativo por muchos años. Aun así, son innumerables los beneficios que tiene hacer el esfuerzo y tratar de pensar de manera más positiva, tanto respecto a uno mismo como del entorno.



Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

Salud y Vida

Moho en los alimentos: este es el enemigo invisible.

Las esporas de moho se encuentran prácticamente en todas partes por lo que si se dan las condiciones adecuadas estos crecerán. Suele aparecer en lugares húmedos y con poca luz. Las temperaturas altas les favorecen, pero el frío no impide su crecimiento, por lo que incluso en el frigorífico pueden proliferar.

Publicado hace

el

Existen muchas especies de mohos, los hay que son beneficiosos y otros muy perjudiciales para las personas. ¿Alguna vez te has preguntado cuál es el peligro de consumir alimentos con moho? Lo cierto es que estos seres microscópicos provocan más de un dolor de cabeza a los profesionales que trabajan en la industria alimentaria. Y, sin lugar a dudas, también pueden convertirse en un auténtico fastidio dentro de nuestro hogar. Quizá pienses que no es para tanto, pero lo cierto es que algunos tipos de mohos pueden llegar a ser fatales para la salud humana. Cuando aparece en alimentos comúnmente solemos pensar que si quitamos la parte donde se ve el moho podemos comer el resto sin ningún problema, pero esto no es cierto. Esta es una práctica muy peligrosa debido a las micotoxinas.

Las micotoxinas. Las micotoxinas son sustancias tóxicas que generan los hongos y que colonizan los alimentos a través del micelio, unos filamentos prácticamente invisibles a la vista. Por eso, aunque eliminemos la parte visible es probable que el resto de alimento también esté contaminado. Los efectos de estas sobre la salud pueden ser muy graves, entre otros están:

  • Problemas gastrointestinales.
  • Enfermedades renales.
  • Alteraciones hepáticas.
  • Efectos estrogénicos.
  • Inmunodepresión.
  • Inducción del cáncer (a largo plazo).

Alimentos que sí se pueden consumir. Aunque casi siempre es mejor optar por desechar los alimentos con moho existen tres alimentos con los que podemos hacer una excepción, siempre y cuando eliminemos la parte mohosa con un margen de unos 2 centímetros. Estos son:

  • Los embutidos curados y el jamón (salchichón, cecina…)
  • Los quesos duros (queso manchego, emmental, gouda…)
  • Las frutas y vegetales turgentes (zanahoria, pimiento…)

Recomendaciones:

  1. Si un alimento tiene moho no lo huelas, ya que la inhalación de este puede causar problemas respiratorios.
  2. Mantén limpio el frigorífico y el lugar donde almacenas los alimentos.
  3. Tira los alimentos con moho a la basura en una bolsa cerrada para evitar que las esporas se propaguen por el aire.
  4. Ante la duda opta siempre por la prevención y tira el alimento.

Si mantienes unas correctas pautas de higiene mantendrás a salvo tus alimentos y tu salud



Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

Salud y Vida

Sistema Inmunitario: ¿Cómo fortalecer?

El organismo, a través de sistema inmune, protege al cuerpo de gérmenes y microorganismos. Por eso es importante reforzarlo, sobre todo los adultos mayores,  cuyo sistema inmune va envejeciendo, y las personas con patologías de base que favorecen su deterioro, como diabéticos o enfermos renales.

Publicado hace

el

Es fundamental que aquellas personas inmunodeprimidas no dejen de consultar a su médico tratante.

Algunas medidas a considerar

  • Ejercicio: Hacer ejercicio con moderación, entre 30 a 60 minutos casi todos los días mejora la inmunidad y ayuda a manejar el estrés. 
  • Alimentación: Mantener una dieta equilibrada y saludable,  es importante para mantener el sistema inmune fortalecido. Una dieta rica en frutas, verduras y granos enteros. También, en grasas saludables que se encuentran en alimentos, como pescados grasos (ricos en Omega 3), nueces y aceite de oliva. Este tipo de alimentos tiene un alto contenido en nutrientes, como la vitamina C, zinc y otros antioxidantes, que ayudan a reducir la inflamación y a combatir las infecciones. También se deben limitar las carnes rojas y, en especial, los alimentos procesados y fritos.

Se deben incluir en la dieta diaria alimentos fermentados, como yogurt, chucrut, el miso (condimento) y el kéfir, ya que son probióticos que ayudan a desarrollar bacterias buenas en el intestino, lo que estimula el sistema inmune y fomenta un intestino y una digestión saludable.

  • Manejar el estrés y la ansiedad: Si están en forma crónica producen hormonas del estrés  (cortisol), que suprimen el sistema inmune favoreciendo infecciones.
  • Dormir lo suficiente: Al estar privado de sueño, el cuerpo produce cortisol para mantenerse despierto y alerta. Esta hormona suprime la respuesta del sistema inmune. Tener un sueño reparador y dormir las horas suficientes reforzará de forma natura el sistema inmune.
  • Suplementación con vitaminas y minerales: Es importante evaluar los niveles de algunos minerales y vitaminas, como la D y B12, el zinc y el fierro, para saber si hay déficit, con el fin de suplementarlos de forma adecuada. El déficit de estos elementos afecta al sistema inmune con lo que se favorecen las infecciones.
  • No fumar y beber alcohol con moderación.
  • Hidratarse en forma adecuada.



Todos los derechos reservados. Cualquier forma no autorizada de distribución, copia, duplicación, reproducción, o venta (total o parcial) del contenido de esta web, tanto para uso personal como comercial, constituirá una infracción de los derechos de copyright.

Derechos reservados por Buenas Nuevas Network.

Continuar leyendo

Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza