Connect with us

Publicado hace

el

El cuidado de un enfermo en casa, casi siempre, se da de manera inesperada y a pesar de lo complicado que pueda llegar a ser, es importante ser empáticos con la otra persona, pues ellos no eligieron estar en esa situación, muchas veces no demuestran lo que realmente sienten o el mismo dolor los vuelve personas más difíciles de tratar y eso puede provocar que el ambiente sea complicado para ambos.
 
Para poder enfrentar de la mejor manera esta situación, te dejamos algunos puntos a considerar para que tanto tú como el enfermo puedan mantener el mejor ambiente posible:
 
· Conocer bien sus padecimientos: Mientras más conozcas acerca de la enfermedad o enfermedades podrás tomar mejores decisiones que harán que el enfermo pueda sentirse más tranquilo.
· Toma cursos o capacitaciones:  Te ayudarán a estar mejor prevenido y a saber actuar ante momentos inesperados. Serán de gran utilidad para ti, pues podrás realizar ciertas actividades con sin miedo a lastimar al enfermo. 
· Contempla los grupos de apoyo: Muchas veces los pacientes al conocer a más personas que pasan por la misma situación logran sentirse menos aislados, más comprendidos y entienden mejor su proceso.
· Cuídate tú: Come sano, toma descansos cuando sea necesario, el ejercicio puede ayudar a relajarte, y evita los vicios.
· Busca ayuda para ti: El cambio a tu nuevo estilo de vida y la presión pueden llevarte a pasar momentos muy difíciles, en los que no podrás desahogarte con facilidad.
· Busca apoyo externo: Esto va de acuerdo a la medida de tus posibilidades y lo necesario que lo consideres.

Habrá  momentos buenos y, sin duda, momentos malos, pero no olvides ponerte en el lugar del otro. Estás demostrándole tu amor a la persona enferma y que mejor que tener tan buenas intenciones, al estar informado, para poder llevar este proceso de la mejor manera. Toma en cuenta los puntos anteriores, pues te ayudarán en gran medida.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Salud y Vida

Las enfermedades que tu hijo puede contagiarse con la vuelta al cole y cómo prevenirlas.

Los niños han vuelto a las aulas y sabemos que al convivir muchos niños en espacios cerrados durante varias horas, inevitablemente vendrán los contagios y las enfermedades.

Publicado hace

el

Los pediatras advierten de un incremento significativo de las visitas a las consultas pediátricas al comenzar el nuevo curso escolar y aconsejan seguir unas adecuadas medidas de prevención para evitar el contagio de infecciones frecuentes durante la infancia, especialmente entre los más pequeños.

Las enfermedades más frecuentes que tu hijo puede contagiarse con la vuelta al cole son:
Otitis: el 90 por ciento de los niños sufre otitis antes de los cinco años,  así que es muy probable que en algún momento toque.
Catarros: el catarro o resfriado común es una infección vírica de las vías superiores. Es el cuadro más común en niños en edad preescolar. Es una enfermedad muy contagiosa que se transmite al toser o estornudar.
Faringits: durante la época invernal son más frecuentes las faringitis de origen viral, mientras que las de tipo bacteriana suelen incrementarse en el cambio de estaciones, sobre todo en la primavera.
Gastroenteritis: la mayoría de las gastroenteritis son ocasionadas por virus (fundamentalmente rotavirus, y con menor frecuencia, adenovirus, calicivirus, astrovirus…) y suele durar aproximadamente una semana, dependiendo del tipo y de la gravedad.
Amigdalitis: la amigdalitis es la inflamación de las amígdalas producida por un virus o una bacteria. La infección también puede estar presente en la garganta y áreas circundantes, causando inflamación de la faringe (faringitis).
Gripe o influenza: la gripe en los niños es una infección vírica provocada por el virus de la influenza que afecta principalmente a las vías respiratorias y se contagia fácilmente, siendo los niños pequeños principales transmisores del virus.
Conjuntivitis: la conjuntivitis es la infección ocular más frecuente en los niños. A pesar de que la mayoría de las conjuntivitis son contagiosas (por ellos se producen brotes epidémicos de conjuntivitis en las guarderías o escuelas), normalmente no causan daño ni al ojo ni a la visión.

Cómo prevenir enfermedades en niños
Es necesario seguir una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras, que aporte los nutrientes necesarios, mantener una correcta hidratación, hacer que se laven las manos con frecuencia y de forma adecuada a lo largo del día, mantener la higiene de los objetos que los niños comparten como juguetes y otros elementos del aula.

Evitar que los niños compartan chupetes, biberones, vasos, cubiertos y otros utensilios. ventilar a diario las habitaciones, al menos diez minutos al día, practicar ejercicio de forma regular, tener un adecuado descanso, mantener las vacunas al día.

Continuar leyendo

Salud y Vida

¿Por qué cuidar la postura de tu espalda en el home office?

Entre más tiempo pase frente a la computadora, aún sentado en la mejor silla, aumenta la probabilidad de padecer dolor de espalda, al debilitarse la función principal de la columna: sostener al cuerpo.

Publicado hace

el

El tiempo que las personas que hacen home office pasan frente a la computadora sentadas es en promedio un rango de 10 horas. Durante este tiempo es muy probable que la postura que toma la columna, el cuello, los brazos, manos y piernas no sea la correcta, y en consecuencia, aparecen alteraciones como:

· Dolor de espalda.
· Tensión en el cuello.
· Cansancio recurrente.
· Dolores en manos y articulaciones.

El cuerpo está habilitado para estar en movimiento, por lo que la  falta de pausas o cambios de posición durante la jornada laboral y en algunos casos el descontrol de los horarios de trabajo incrementa el tiempo estático. 

Acciones ideales
Hacer pausas cada 30 minutos y moverse –cambiar de posición, caminar, estirarse o incluso colocarse de cuchillas– es una manera excelente de mantener el cuerpo activo, disminuir la tensión y evitar que se debilite la espalda.
La manera de sentarse y trabajar con el monitor o laptop no es lo único, debes tomar en cuenta:

  • Una silla ergonómica: ayudar a mantener la curvatura natural de la columna es esencial con un respaldo recto y un apoyo en la zona lumbar ya sea con un cojín o con una silla que posea ese apoyo.
  • Ubicar el monitor a una altura adecuada: no se debe tener la cabeza agachada, lo ideal es colocar la pantalla frente a tus ojos.  Además, es importante ayudarte con un atril para la lectura de hojas, libretas o libros, todo esto con el objetivo de mejorar la circulación, la concentración y la visión.
  • Al sentarte cuida que no estés cruzando las piernas y que tus dos pies apoyen el piso, de esta manera mantienes una buena circulación sanguínea.


Nuevas alternativas
– Si bien la costumbre es sentarse para trabajar, puedes considerar cambiar la forma en que realizas tu jornada.

– Haz la prueba de trabajar de pie, adquiere un teclado y mouse inalámbrico y varía la postura de tu espalda: de pie o sentado.

– Otra alternativa, si tu trabajo lo permite, es leer o repasar mientras caminas o pedaleas, contar con una caminadora o bicicleta estática podría ayudarte a mantener tu espalda activa y evitar lesiones.

El home office ha sido un cambio radical para la mayoría de los trabajadores, y sin duda ha sido un proceso de adaptación veloz, pero es tu oportunidad para crear un espacio ideal y atender a la comodidad de tu cuerpo y espalda cuidando la postura.

Continuar leyendo

Salud y Vida

La ciencia apunta a un nuevo culpable para nuestros problemas de sueño: la falta de vitamina D.

Actualmente, se está prestando más atención a las funciones menos conocidas de la vitamina D, como la asociación entre la concentración de vitamina D y enfermedades cardiovasculares, enfermedades infecciosas y trastornos del sueño. Varios estudios han informado (estudio) que los receptores de vitamina D se encuentran en áreas del cerebro que regulan el ciclo de sueño-vigilia, como el hipotálamo.

Publicado hace

el

En los últimos años, los trastornos del sueño se han convertido en una epidemia en todo el mundo, mientras que muchas personas, incluso el personal médico, no son conscientes de su importancia. Algunos estudios observan que el sueño excesivo o la falta de sueño se asocian con un mayor riesgo de eventos adversos para la salud, como diabetes tipo II, hipertensión, cáncer y mortalidad por todas las causas.

La vitamina D, que es una vitamina que se ha de absorber junto con grasas, puede ingerirse a partir de la dieta o sintetizarse mediante radiación ultravioleta-B (UVB).

Qué dicen los estudios?
Son varios estudios observacionales los que muestran una asociación entre la deficiencia de vitamina D y los trastornos del sueño. Un estudio transversal informó que la deficiencia de vitamina D se correlacionó con una peor calidad del sueño. Por otro lado, un estudio observó que los pacientes que presentaban deficiencia de vitamina D obtuvieron puntuaciones más bajas en la Escala de somnolencia de Epworth, que es una herramienta eficaz para medir la  somnolencia diúrna.

Cómo afecta la vitamina D al sueño
Nuestros cuerpos funcionan con un “reloj” interno (conocido como reloj circadiano), que tiene un impacto pronunciado en nuestra fisiología. Nuestro ritmo cicardiano impacta cuando dormimos, cuando nos despertamos y cuando ciertas hormonas aumentan o disminuyen a lo largo del día. Las factores con el potencial de “ajustar la hora” en nuestro reloj circadiano y, por lo tanto, cambiar nuestro ritmo circadiano, se conocen como zeitgebers, y parece que la concentración que tenemos de vitamina D es uno de estos zeitgebers.

Cuando la piel se expone a la luz, la vitamina D desempeña un papel en la transmisión del mensaje de la exposición a la luz a las estructuras de nuestro cerebro que regulan el ritmo circadiano y los ciclos de sueño/vigilia. Por estas razones y muchas otras que hemos comentado en anteriores artículos, es importante conocer nuestros niveles de vitamina D,  sobre todo cuando es invierno o somos personas de piel oscura. Si es necesaria la suplementación, es importante que sea  pautada por un médico, pues un aumento considerable en la concentración contiene también tiene bastantes desventajas y, arece ser que la concentración adecuada está entre los 75-100 nmol/L, más o menos.

Continuar leyendo

Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza