Connect with us

Salud y Vida

Revisiones en el embarazo para detectar anomalías congénitas: ¿Realmente importantes?.

Cuando una mujer queda embarazada generalmente sus emociones, a veces temores e incertidumbre las hacen pasar malos momentos. ¿Saldrá todo bien? ¿Llegaré a término? ¿Vendrá sano?, son algunas de las preguntas que las mujeres se hacen durante la gestación.

Publicado hace

el

Hasta que se consuma la llegada del bebé, por lo general los padres no se despejan muchas dudas como enfermedades raras o trastornos que tardan tiempo en manifestarse. Cuando una mujer queda embarazada generalmente sus emociones, a veces temores e incertidumbre las hacen pasar malos momentos. ¿Saldrá todo bien? ¿Llegaré a término? ¿Vendrá sano?, son algunas de las preguntas que las mujeres se hacen durante la gestación.

La Organización Panamericana de la Salud desarrolla programas de educación e intervención temprana para crear conciencia sobre la necesidad de acudir a las continuas revisiones durante el embarazo, como vía para la detección precoz de malformaciones congénitas como la espina bífida, el síndrome de Down, el síndrome de zika congénito, u otras manifestaciones.

A lo largo de toda la gestación se hacen varias pruebas, tres de ellas son básicas y corresponden a los tres trimestres, la semana 12, la 20 y la 36. Miriam Al Adib-Mendiri, obstetra, así lo explica: “En el primer trimestre, aprovechamos para hacer el historial clínico, recogiendo todos los antecedentes médicos importantes, hábitos de vida, se hace una valoración del estado de salud general, vemos si hay factores de riesgo tanto para la madre como para el bebé, damos consejos sobre alimentación, toma de suplementos tipo ácido fólico o vitaminas. Además, hacemos una ecografía en la que se revisa la edad gestacional, si esta está acorde con la fecha de la última regla, y en caso de no serlo, se cambiaría para que salga todo conforme con lo que nos dice la prueba”.

La recomendación más importante es acudir a cada cita, como una forma además de conocer y seguir las mejores recomendaciones de su equipo medico, que también disfrutará junto a Ud. la llegada de su bebé.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Salud y Vida

Dormir con el ventilador encendido tiene más inconvenientes para tu salud de los que pensabas.

Hay algunas personas que usan el aire acondicionado, abren las ventanas o utilizan el comodín de dormir con el ventilador. Aunque dormir con este aparato puede tener sus ventajas, también tiene algunos inconvenientes, que son los que vamos a comentar a continuación.

Publicado hace

el

Dormir en verano y más con esta ola de calor se está volviendo una tarea muy difícil, por lo que muchas personas recurren a los aparatos electrónicos para disminuir la temperatura y poder dormir más a gusto.
Hay algunas personas que usan el aire acondicionado, abren las ventanas o utilizan el comodín de dormir con el ventilador. Aunque dormir con este aparato puede tener sus ventajas, también tiene algunos inconvenientes, que son los que vamos a comentar a continuación.

Inconvenientes de dormir con el ventilador:

Cuidado con las personas con asma y alergias: el problema de mover el aire, es que también mueve las partículas que hay en el suelo y hace que, si somos alérgicos al polvo o tenemos asma, tengamos más probabilidades de padecer algún ataque relacionado con estos trastornos respiratorios.

Sequedad: seguramente en alguna ocasión por hacer un uso excesivo del aire acondicionado o ventilador os hayáis despertado con una sensación muy desagradable, que es la de tener la garganta o los ojos con sequedad.

Esto también se debe a un constante flujo de aire, que deshidrata más rápidamente estas partes del cuerpo. Si lo que queremos es utilizar el ventilador durante toda la noche, lo mejor es colocarlo en una posición en la que no nos dé de manera directa y así evitaremos estos problemas.

Continuar leyendo

Salud y Vida

Señales de que tu hijo tiene problemas de visión y necesita lentes.

Así como los bebés aprenden a caminar y a hablar, también aprenden a ver. Esto quiere decir que no nacemos con todas las habilidades visuales que necesitamos, sino que, más bien, las vamos desarrollando poco a poco. La Asociación Americana de Optometría explica que los problemas en los ojos o en la visión pueden causar retrasos en el desarrollo de los bebés.

Publicado hace

el

Así como los bebés aprenden a caminar y a hablar, también aprenden a ver. Esto quiere decir que no nacemos con todas las habilidades visuales que necesitamos, sino que, más bien, las vamos desarrollando poco a poco.
 
La Asociación Americana de Optometría explica que los problemas en los ojos o en la visión pueden causar retrasos en el desarrollo de los bebés. También pueden provocar rezagos en el aprendizaje escolar de los niño.
 
Incluso si no hay un aparente problema con la visión o los ojos de tu hijo, la Asociación Americana de Optometría recomienda llevarlo a su primer examen visual a los seis meses de nacido. El optómetra evaluará al pequeño para distintos problemas visuales, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, así como la capacidad de movimiento ocular y la alineación de los ojos.
 
Algunos signos que podrían indicar problemas visuales o en los ojos de un bebé son:

· Lagrimeo excesivo, que puede indicar que los conductos lagrimales están bloqueados.
· Párpados rojos o con incrustaciones, que podrían indicar una infección ocular.
· Giro constante de los ojos, que puede indicar un problema con el control de los músculos oculares.
· Sensibilidad extrema a la luz, que puede ser indicio de una presión elevada en el ojo.
· La aparición de una pupila blanca, que puede indicar la presencia de cáncer de ojo.
 
La Asociación Americana de Optometría ofrece exámenes visuales gratuitos para bebés de 6 a 12 meses a través de su programa InfantSEE y puedes encontrar optómetras en tu área en intantsee.org

Continuar leyendo

Salud y Vida

Ejercicio físico de resistencia durante el embarazo: ¿es seguro y recomendable?

Mucho han cambiado las pautas para el ejercicio físico durante el embarazo desde que se recomendaba reposo absoluto o, a lo sumo, caminar. Durante las décadas de 1980 y 1990 comenzaron a verse claros beneficios de la práctica de ejercicio físico en mujeres embarazadas. Desde ahí cada vez existe mayor evidencia científica que desaconseja el reposo (salvo contraindicación médica), y cada vez se puede prescribir el entrenamiento con mejor precisión.

Publicado hace

el

Mucho han cambiado las pautas para el ejercicio físico durante el embarazo desde que se recomendaba reposo absoluto o, a lo sumo, caminar. Durante las décadas de 1980 y 1990 comenzaron a verse claros beneficios de la práctica de ejercicio físico en mujeres embarazadas. Desde ahí cada vez existe mayor evidencia científica que desaconseja el reposo (salvo contraindicación médica), y cada vez se puede prescribir el entrenamiento con mejor precisión. Vamos a ver cuáles son las consideraciones del entrenamiento de resistencia para la mujer embarazada.

Recalcamos que son recomendaciones basadas en evidencia científica que deben de tratarse como tal, no como una guía a seguir por cualquier mujer sin supervisión profesional. En el embarazo la mujer pasa a ser una población especial, por lo que necesita un entrenamiento especial que debe llevarse a cabo por un profesional cualificado.

Entrenamiento de resistencia en la mujer embarazada
Muchos tipos de ejercicio, como el entrenamiento de fuerza y de resistencia, pueden ser beneficiosos para una mujer embarazada sana. El ejercicio moderado durante el embarazo ayuda a la mujer a mantener el aumento de peso recomendado en las semanas de gestación, también afecta beneficiosamente reduciendo la posibilidad  de desarrollar diabetes gestacional e hipertensión, y podría tener resultados positivos en el parto,  en el peso del bebé al nacer y en las habilidades neuromotoras del neonato.

Los efectos del ejercicio más vigoroso para las mujeres embarazadas son menos claros que los que ya hay para el ejercicio moderado. Eso es un problema para mujeres que son atletas.

Intensidad del entrenamiento de resistencia
Las pautas actuales del Colegio de Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés) para mujeres embarazadas son similares a las de la población general: 150 minutos por semana de ejercicio de intensidad moderada.

Esa cantidad de entrenamiento y de intensidad para mujeres atletas se queda muy corta. En esos casos el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos  establece:
Las mujeres que habitualmente realizan una actividad aeróbica de intensidad vigorosa o que eran físicamente activas antes del embarazo pueden continuar estas actividades durante el embarazo y el puerperio.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza