Connect with us

Salud y Vida

Señales de que tu hijo tiene problemas de visión y necesita lentes.

Así como los bebés aprenden a caminar y a hablar, también aprenden a ver. Esto quiere decir que no nacemos con todas las habilidades visuales que necesitamos, sino que, más bien, las vamos desarrollando poco a poco. La Asociación Americana de Optometría explica que los problemas en los ojos o en la visión pueden causar retrasos en el desarrollo de los bebés.

Publicado hace

el

Así como los bebés aprenden a caminar y a hablar, también aprenden a ver. Esto quiere decir que no nacemos con todas las habilidades visuales que necesitamos, sino que, más bien, las vamos desarrollando poco a poco.
 
La Asociación Americana de Optometría explica que los problemas en los ojos o en la visión pueden causar retrasos en el desarrollo de los bebés. También pueden provocar rezagos en el aprendizaje escolar de los niño.
 
Incluso si no hay un aparente problema con la visión o los ojos de tu hijo, la Asociación Americana de Optometría recomienda llevarlo a su primer examen visual a los seis meses de nacido. El optómetra evaluará al pequeño para distintos problemas visuales, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, así como la capacidad de movimiento ocular y la alineación de los ojos.
 
Algunos signos que podrían indicar problemas visuales o en los ojos de un bebé son:

· Lagrimeo excesivo, que puede indicar que los conductos lagrimales están bloqueados.
· Párpados rojos o con incrustaciones, que podrían indicar una infección ocular.
· Giro constante de los ojos, que puede indicar un problema con el control de los músculos oculares.
· Sensibilidad extrema a la luz, que puede ser indicio de una presión elevada en el ojo.
· La aparición de una pupila blanca, que puede indicar la presencia de cáncer de ojo.
 
La Asociación Americana de Optometría ofrece exámenes visuales gratuitos para bebés de 6 a 12 meses a través de su programa InfantSEE y puedes encontrar optómetras en tu área en intantsee.org

Salud y Vida

La ciencia ha encontrado un inesperado aliado contra la hipertensión arterial: el aguacate.

El consumo frecuente de aguacate que también puede ayudar a mejorar la composición corporal en el organismo, resulta de gran ayuda cuando buscamos reducir el riesgo de hipertensión arterial y proteger al corazón con una dieta de calidad.

Publicado hace

el

El aguacate es una de las pocas frutas frescas oleosas que ofrecen múltiples beneficios al organismo. Un reciente estudio suma un efecto positivo más a un numeroso listado: su consumo frecuente podría reducir la incidencia de hipertensión arterial.
 
La investigación publicada recientemente, evaluó a más de 67.000 mujeres en México a las cuales se siguió durante aproximadamente 2 años, para conocer la relación entre la ingesta de aguacate y la incidencia de  hipertensión arterial, teniendo en cuenta factores de confusión como el índice masa corporal y otros.

Más de dos aguacates por semana y menor riesgo de hipertensión. Los resultados señalan que la ingesta de aguacate en proporciones mayores a cinco raciones semanales o lo que es igual, a más de 2,5 unidades de  aguacates a la semana, se vincula a una disminución del 17% en la tasa de  hipertensión arterial en comparación con aquellos consumidores bajos o  nulos de esta fruta con valiosas propiedades.  

El aguacate resulta excelente fuente de nutrientes que se vinculan a un menor riesgo de hipertensión arterial; entre ellos fibra, potasio, magnesio  y grasas insaturadas. .De igual forma, constituye una buena fuente de agua y utilizada en reemplazo de otros cuerpos grasos al momento de cocinar ha demostrado beneficiar la salud cardiovascular. 

Por todo esto, el consumo frecuente de aguacate que también puede ayudar a mejorar la composición corporal  en el organismo, resulta de gran ayuda cuando buscamos reducir el riesgo de hipertensión arterial y proteger al corazón con una dieta de calidad.

Continuar leyendo

Salud y Vida

Freidora de aire o microondas: ¿qué es más recomendable si quieres alimentarte de una forma más sana?

En los intentos de acercarnos a la comida casera y de facilitar la tarea de cocinar en casa, muchos electrodomésticos han resurgido en la cocina; entre ellos la freidora de aire y el microondas. Te contamos cuál emplear para comer más sano.

Publicado hace

el

La freidora de aire conocida también como air fryer o freidora sin aceite funcionan de forma similar a un horno eléctrico a convección sometiendo los alimentos a un aire muy caliente que circula constantemente, gracias a una fuente de calor eléctrica y a la acción de un ventilador.

Microondas u horno de ondas electromagnéticas como su nombre lo utiliza ondas electromagnéticas que moviliza las partículas de agua de cada  alimento y de esta forma, cocina o calienta los mismos. En la gran mayoría de los casos, el uso de microondas no requiere el agregado de un cuerpo graso en absoluto, excepto que busquemos un resultado semejante a una fritura (sin freír), y permite la cocción de los alimentos en muy poco tiempo.

¿Qué usar para comer más sano?
Si somos asiduos al consumo de alimentos o preparaciones fritas así como a rebozados que requieren el adicionado de un cuerpo graso para dorarse y lograr la consistencia crujiente que pretenden, recomendamos acudir a la freidora de aire o sin aceite.
Igualmente, será más aconsejable la freidora de aire si de manera habitual incluimos una amplia proporción de carnes en nuestra dieta y snacks comerciales (que suelen conllevar fritura) que podemos preparar en casa utilizando un artefacto.

Es importante considerar que el microondas cocina aún más rápido que la freidora de aire y por ello, es recomendable para quienes no tienen tiempo al momento de cocinar, pudiendo elaborar platos diversos pero nunca logrando una consistencia verdaderamente crujiente cómo lo logra la freidora de aire.

En ambos casos, se trata de electrodomésticos que no promueven la pérdida de nutrientes, e incluso el microondas ha demostrado conservar las propiedades antioxidantes de los alimentos en mayores proporciones que otros métodos de cocción resultando semejante a una cocción al vapor ya que moviliza partículas de agua de cada plato para su cocción.

Continuar leyendo

Salud y Vida

Las enfermedades que tu hijo puede contagiarse con la vuelta al cole y cómo prevenirlas.

Los niños han vuelto a las aulas y sabemos que al convivir muchos niños en espacios cerrados durante varias horas, inevitablemente vendrán los contagios y las enfermedades.

Publicado hace

el

Los pediatras advierten de un incremento significativo de las visitas a las consultas pediátricas al comenzar el nuevo curso escolar y aconsejan seguir unas adecuadas medidas de prevención para evitar el contagio de infecciones frecuentes durante la infancia, especialmente entre los más pequeños.

Las enfermedades más frecuentes que tu hijo puede contagiarse con la vuelta al cole son:
Otitis: el 90 por ciento de los niños sufre otitis antes de los cinco años,  así que es muy probable que en algún momento toque.
Catarros: el catarro o resfriado común es una infección vírica de las vías superiores. Es el cuadro más común en niños en edad preescolar. Es una enfermedad muy contagiosa que se transmite al toser o estornudar.
Faringits: durante la época invernal son más frecuentes las faringitis de origen viral, mientras que las de tipo bacteriana suelen incrementarse en el cambio de estaciones, sobre todo en la primavera.
Gastroenteritis: la mayoría de las gastroenteritis son ocasionadas por virus (fundamentalmente rotavirus, y con menor frecuencia, adenovirus, calicivirus, astrovirus…) y suele durar aproximadamente una semana, dependiendo del tipo y de la gravedad.
Amigdalitis: la amigdalitis es la inflamación de las amígdalas producida por un virus o una bacteria. La infección también puede estar presente en la garganta y áreas circundantes, causando inflamación de la faringe (faringitis).
Gripe o influenza: la gripe en los niños es una infección vírica provocada por el virus de la influenza que afecta principalmente a las vías respiratorias y se contagia fácilmente, siendo los niños pequeños principales transmisores del virus.
Conjuntivitis: la conjuntivitis es la infección ocular más frecuente en los niños. A pesar de que la mayoría de las conjuntivitis son contagiosas (por ellos se producen brotes epidémicos de conjuntivitis en las guarderías o escuelas), normalmente no causan daño ni al ojo ni a la visión.

Cómo prevenir enfermedades en niños
Es necesario seguir una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras, que aporte los nutrientes necesarios, mantener una correcta hidratación, hacer que se laven las manos con frecuencia y de forma adecuada a lo largo del día, mantener la higiene de los objetos que los niños comparten como juguetes y otros elementos del aula.

Evitar que los niños compartan chupetes, biberones, vasos, cubiertos y otros utensilios. ventilar a diario las habitaciones, al menos diez minutos al día, practicar ejercicio de forma regular, tener un adecuado descanso, mantener las vacunas al día.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza