Connect with us

CONSEJOS

Centrarse en soluciones para educar sin castigos. 

A pesar de las facilidades que parece ofrecer este método, no es la mejor herramienta que podemos emplear. El castigo está basado en la obediencia ciega. Con el castigo el niño hace o deja de hacer algo “para que mamá no me grite“ o “para que papá no me impida ver la tele”.

Publicado hace

el

El castigo conduce a la obediencia ciega y al temor y no enseña valores. Se enmarca en la orientación conductista de la psicología, en concreto, dentro del condicionamiento operante postulado por Skinner. Según este enfoque, las conductas que emitimos están manejadas por las consecuencias que las siguen. De este modo, una conducta se repetirá si tras ella viene un refuerzo y, por otro lado, verá reducida su frecuencia si tras ella viene un castigo.

Por qué el castigo no es la solución.

A pesar de las facilidades que parece ofrecer este método, no es la mejor herramienta que podemos emplear. El castigo está basado en la obediencia ciega. Con el castigo el niño hace o deja de hacer algo “para que mamá no me grite“ o “para que papá no me impida ver la tele”.
Sin embargo, esto no produce un aprendizaje positivo, no se interioriza ningún valor ni se entiende por qué uno debe ser responsable de sus actos. Aunque cueste creerlo el castigo transmite la idea de que “aquí soy yo el que manda” y genera un sentimiento de humillación en el niño que puede traer consecuencias nefastas.

Disciplina positiva: la alternativa al castigo.

Entonces, si el castigo no es la solución, ¿cómo educamos, guiamos y enseñamos valores a nuestros niños? Un enfoque alternativo muy valioso lo constituye la disciplina positiva. Basada en los estudios de Adler y Dreikurs y en el valioso libro de Jane Nesen, este enfoque resalta la importancia de mantener el respeto y la dignidad de los pequeños al educarlos.

Desde esta perspectiva ayudaremos a criar niños que actúen desde su propia responsabilidad y sus propios valores, que sean capaces de regular sus emociones y de reflexionar sobre las consecuencias naturales de sus actos.

Eduquemos desde el respeto, el amor y el ejemplo y tomémonos el tiempo para entender y validar los sentimientos que hay tras la conducta (aparentemente inapropiada) de los niños.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

CONSEJOS

Consejos para lograr que nuestros hijos sean más independientes.

Para que esto suceda, necesitas respaldarlos y mirarlos con confianza y aunque no lleguen rápidamente a la meta, sabrán que con práctica lo lograrán.

Publicado hace

el

Cuando tus niños son seguros de sí mismos, intentarán y se esforzarán por lograr algo, ya que en el fondo saben que si se esfuerzan podrán lograr lo que se proponen. Para que esto suceda, necesitas respaldarlos y mirarlos con confianza y aunque no lleguen rápidamente a la meta, sabrán que con práctica lo lograrán.

Los mensajes verbales y no verbales que les proporciones son fundamentales y además deben ser congruentes entre sí, de nada serviría que tus palabras fueran de aliento, pero tu mirada de temor. Ellos necesitan sentir que los cuidas y que al mismo tiempo los impulsas a explorar el camino. Estos son algunos consejos para que puedas motivarlos.

  • Lo primero es la congruencia, tus hijos necesitan verte una madre independiente y segura.
  • Disfruta y celebra los logros que vaya teniendo, si sus habilidades crecen jamás les contagies tus miedos.
  • Hazles preguntas que siempre los inviten a pensar, no les des la respuesta a todo de manera inmediata.
  • Evita caer en el error de hacerles sentir que nunca es suficiente, hagan lo que hagan.
  • Aunque a veces tengas prisa, evita hacer cosas por ellos con tal de ganar tiempo.
  • Pon pequeñas tareas que ya puedan realizar por sí mismos y que sean parte de sus responsabilidades.
  • Debes permitir que asuman las consecuencias de sus decisiones y así fortalecerán la autonomía.
  • No le sobre exijas, eso no lo hará independiente, al contrario, lo hará un niño inseguro.
  • El que tengan una mascota favorecerá en ellos la independencia de la mano de la responsabilidad.
  • Déjalo que elija su ropa, aunque los colores no combinen.

Continuar leyendo

CONSEJOS

¿Por qué grito cuando me enfado? ¿Qué puedo hacer?

A nadie le gustan los gritos. El cerebro responde a ellos poniéndonos en alerta, intensifica la tensión y la tendencia a la huida o la acción. Sin embargo, todos nos hemos visto alguna vez en esa tesitura.
El grito cumple una finalidad evolutiva: alerta al grupo de una amenaza o peligro. Es un instinto que compartimos con los animales y que nos ha ayudado desde tiempos inmemoriales.

Publicado hace

el

A nadie le gustan los gritos. El cerebro responde a ellos poniéndonos en alerta, intensifica la tensión y la tendencia a la huida o la acción. Sin embargo, todos nos hemos visto alguna vez en esa tesitura.
El grito cumple una finalidad evolutiva: alerta al grupo de una amenaza o peligro. Es un instinto que compartimos con los animales y que nos ha ayudado desde tiempos inmemoriales.

Podríamos describirlo como una vocalización primaria, esa que ya evidencian los recién nacidos y que informa muchas veces a los padres de sus necesidades. Ahora bien, trabajos de investigación  como los realizados en la Universidad de Oslo (Noruega) señalan algo interesante. Los gritos humanos pueden reflejar hasta seis emociones primarias. No solo gritamos de ira, sino que está reacción es a menudo el reflejo del dolor, el miedo, la alegría, la tristeza y la pasión.

Ahora bien, uno de los responsables de este trabajo, el doctor Sasha Frühholz, señala que el cerebro reacciona de manera muy intensa a los gritos porque los procesa como estímulos amenazantes. Es decir, uno puede gritar repentinamente de alegría y felicidad, pero esa reacción siempre será sorpresiva y desagradable para quien no se lo espera.
Estas son las causas por las que recurrimos a él:

  • Los gritos, la forma en que te han educado
  • Levantar la voz para dominar la situación
  • La mala gestión emocional

Quien termina alzando la voz cada vez que discute con alguien, evidencia incompetencia emocional y comunicativa. Si me pregunto por qué grito también es importante comprometerme a dejar de hacerlo. Estas son algunas claves que pueden ayudarnos:

· Recuerda las experiencias pasadas y las consecuencias relacionadas con alzar la voz.
· Comprométete en el respeto interpersonal. El primer paso para lograrlo es facilitando la escucha activa y la empatía: conecta con quien tienes en frente con respeto. Entiende su realidad sin necesidad de reaccionar o imponerte.
· Controla la ira y la frustración.
· Reconoce tu patrón  de reacción, entiende qué te hace reaccionar y recurrir a los gritos. Controla esos desencadenantes, reflexiona en ellos para no actuar por mero instinto.
· Cuando sientas ganas de gritar en medio de una discusión o situación concreta, cuenta hasta 10. Relaja la mente.
· Comprométete en el cambio: sé responsable de ti mismo y de tu comportamiento.

Para concluir, para dejar de gritar es bueno empezar a ser más amables con nosotros mismos. Manejar emociones de valencia negativa requiere conocernos, controlarnos y ser capaces de transformar esos procesos en estados más armoniosos. Algo así requiere conectar con nosotros mismos para realizar un cambio. Uno de los mejores: dejar de alzar la voz.

Continuar leyendo

CONSEJOS

Cómo ahorrar agua en los meses de verano.

El agua es imprescindible para la vida; uno de esos bienes tan preciados que algunos, por considerar natural y habitual, malgastan o contaminan. Pero somos muchos los que sabemos que es un tesoro que no debemos menospreciar, especialmente en los meses de verano.

Publicado hace

el

El agua es imprescindible para la vida; uno de esos bienes tan preciados que algunos, por considerar natural y habitual, malgastan o contaminan. Pero somos muchos los que sabemos que es un tesoro que no debemos menospreciar, especialmente en los meses de verano.

Con la finalidad de aprovechar este bien común y, ya de paso, ahorrar en la factura que abonamos por su uso en nuestras casas, en esta ocasión repasamos algunos consejos para ahorrar agua.

  • Llena el lavavajillas: sea cual sea el lavavajillas que utilices, el truco está en llenarlo del todo. Aprovechar el espacio y cargarlo antes de ponerlo en funcionamiento, ahorra una importante cantidad de agua, que también contribuirá a que disminuya tu factura de la luz.
  • Controla el agua al cocinar: Si has de descongelar alimentos, olvídate de ponerlos bajo el grifo y recuerda introducirlos un tiempo antes de su utilización en la parte baja del interior de la nevera.
  • Revisa las fugas en los grifos: En el caso de que un grifo gotee una vez por segundo, antes de que te des cuenta, se habrán desperdiciado litros y litros de agua. Es necesario pues revisar las juntas, las gomas, etc., así como vigilar que no goteen el inodoro o electrodomésticos como la lavadora.
  • Cierra el grifo: Cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes o cuando enjabonamos la loza, en el supuesto de lavar los platos a mano, permite ahorrar cientos de litros de agua mensuales.
  • Llena la lavadora:  si quieres ahorrar agua al poner la lavadora, has de llenar el bombo y, en el supuesto de no hacerlo, ajustar el programa a la cantidad de ropa que vayas a lavar.
  • Mejor ducha que baño: Llenar una bañera para darse un baño relajante es uno de los gestos con los que más cantidad de agua vas a desperdiciar, con el sobrecoste que ello supone. Si colocas en el grifo o alcachofa de la ducha un reductor de caudal, el ahorro será todavía mayor. Lo mejor para el medio ambiente y para tu bolsillo es la ducha, así que no abuses de esos baños relajantes. Piensa que en cada uno de ellos se van por el desagüe unos 250 litros de agua.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza