Connect with us

FAMILIA

Emigrar con niños: ¿cómo favorecer a que se adapten?

Los niños se sienten seguros cuando conocen el entorno en el que se mueven. Así, esta sensación de seguridad puede verse comprometida en una mudanza. Pero, ¿qué podemos hacer para que el cambio no les afecte demasiado?

Publicado hace

el

Mudarse de país representa un desafío que lleva aparejado una buena cantidad de preocupaciones, pero emigrar con niños demanda por parte de los adultos un cuidado extra. Sea cual fuere el motivo por el que una familia decide dejar su país de origen, el proceso de adaptarse a una nueva cultura no es nada sencillo y para los niños también es un desafío.
 
Por ello, no siempre debe plantearse de la misma forma, pues la mejor forma de hacerlo va a variar en función de los rasgos de personalidad.
 
Mientras que existen personas con alta adaptabilidad y tolerancia a la incertidumbre, hay otras personas particularmente sensibles a la falta de certezas. Ahora bien, en términos generales, podemos considerar ciertos elementos fundamentales para hacer que nuestros hijos vivan este proceso de la forma más armónica posible. Toma nota.
 
1. Los niños necesitan información
Es aconsejable que puedan acceder a la información sobre los que a partir de ahora serán sus lugares habituales: mostrarles fotos, marcarles la ubicación en un mapa y responder de manera honesta a sus preguntas.
 
2. Dar rienda suelta a las emociones
Es importante asegurarnos de validar sus emociones, validar sus emociones, reconociendo y expresando como lógico el estado emocional por el que atraviesan. Necesitarán ir despidiéndose de sus amigos, docentes, familiares que quedan allí, así como también de espacios u objetos valiosos para ellos. En este punto, podemos acompañarlos con empatía y respeto.

3. Seguir jugando, incluso con la mesa llena de papeles
Los niños necesitan mantener parte de su rutina para sentirse seguros. Intenta seguir dedicando tiempo y energía a los momentos lúdicos que antes compartían, es más que importante para ellos.

4. Acompañar en la adaptación al nuevo colegio
Ya sea con hijos menores o mayores de 12 años, una buena estrategia es hacer una visita previa a la institución antes de tener el primer día de escuela. De esta manera, el niño podrá ir familiarizándose con el espacio y conociendo a algunos docentes o directivos que lo integran.

5. La importancia de ser honestos
Resulta fundamental adoptar una actitud honesta con nosotros mismos y con nuestros hijos: todas las emociones son válidas, por ende no es necesario ocultarlas.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

FAMILIA

¿La maternidad pone a prueba el matrimonio?

Es verdad que la maternidad pone a prueba el matrimonio, dado que cambia las circunstancias para siempre en la pareja. Esta nueva etapa debe verse como una forma más de demostrar amor y comprensión. La crianza del bebé permitirá aflorar cualidades valiosas que, sin su llegada, no se hubiese puesto de manifiesto.

Publicado hace

el

La llegada de un hijo es una experiencia hermosa y única, que supone cambios significativos en la vida matrimonial. El nuevo integrante de la familia capta toda la atención, el tiempo y el espacio de sus padres, por lo que podrías pensar que la maternidad es un desafío para la pareja.

El cuidado diario del recién nacido va a repercutir indiscutiblemente en la vida de la pareja. Esto implica que quizás pasarán menos tiempo juntos. A su vez, tareas como amamantar, bañar o cambiar al bebé te quitarán horas de sueño y esto influirá en tu estado de ánimo.

Algunos padres podrían concluir que la llegada del bebé ha venido a desunir la pareja. Si piensas que la maternidad pone a prueba el matrimonio, es mejor que te enfoques en esto como un asunto de adaptación a nuevas circunstancias. En tal sentido, si la maternidad pone a prueba el matrimonio ¿Qué puedes hacer para superarlo?

Te dejamos unos consejos sencillos que puedes poner en práctica para enfrentar la situación:

  • Dile a tu pareja cuánto lo quieres y demuéstraselo con acciones.
  • Asegúrate de desvanecer cualquier inseguridad que la otra persona pueda empezar a sentir.
  • Hablen sobre sus necesidades sexuales.
  • Muestren compasión el uno por el otro, sean pacientes y claros, eviten dar rodeos a la hora de comunicarse.
  • Dale reconocimiento a lo que hace el otro: Valorar y agradecer su esfuerzo ayuda a profundizar el amor que se tienen mutuamente.

En definitiva, es verdad que la maternidad pone a prueba el matrimonio, dado que cambia las circunstancias para siempre en la pareja. Esta nueva etapa debe verse como una forma más de demostrar amor y comprensión. La crianza del bebé permitirá aflorar cualidades valiosas que, sin su llegada, no se hubiese puesto de manifiesto.

Continuar leyendo

FAMILIA

Consecuencias de la falta de comunicación en el matrimonio con hijos.

Cuando la comunicación entre los padres dentro de un matrimonio con hijos no es la correcta, siempre habrá consecuencias negativas para la familia. Cuando el estilo de desacuerdos socava los esfuerzos de los otros padres o la intensidad es extrema y crea fuertes preocupaciones o tensiones familiares, entonces, hay pistas de que los padres deben lidiar con la situación.

Publicado hace

el

Es posible que nunca antes te hayas parado a pensar en cómo pude afectar a dos personas adultas en matrimonio la falta de comunicación, y más cuando se tienen hijos. Se crean daños colaterales por culpa de esa falta de entendimiento que puede generar graves secuelas en los niños, pero también en los adultos.

¿Cuáles son algunas causas subyacentes comunes de problemas de comunicación entre los padres? Te contamos algunas de ellas a continuación, puesto que estas causas, cuando no se trabajan, acaban siendo consecuencias de la falta de comunicación en los propios padres:

· Hostilidad inexpresada. La tensión se acumula naturalmente en una relación matrimonial, pero algunas parejas no tienen las herramientas o habilidades para aliviar esa tensión a través de la comunicación normal.
· Estrés. Algunos padres tienen estrés y tensión adicionales por criar a un niño con diferencias de desarrollo o comportamiento. Cuando la tensión no se expresa, no desaparece, a pesar de que a menudo nos decimos que podemos olvidarlo. En cambio, aparece cuando el otro padre podría necesitar apoyo, por ejemplo, cuando necesita el respaldo del otro progenitor.
· Resentimiento. El resentimiento inexpresado en esta situación se convierte en un desprecio o se usa para sabotear el esfuerzo de los padres para tratar el problema de un niño.
· Necesidad de control. En algunas situaciones, encontramos que los padres usan el desacuerdo o la comunicación parental para ejercer control sobre el otro padre. Las madres o los padres con una gran necesidad de control pueden haber tenido experiencias en el pasado que les causan una ansiedad extrema si no tienen el control.

Además de lo citado anteriormente, hay que tener en cuenta lo siguiente:

· En lugar de enfrentar estos sentimientos, un padre puede tratar de controlar a todos a su alrededor. Como resultado, los niños no experimentan a sus padres como cooperativos y, a menudo, ven a uno de los padres como el “jefe” y al otro padre como parte del grupo de niños, y malinterpretan las intenciones del otro padre. A veces, la causa de las señales de crianza confusas provienen, simplemente, de que el padre no comprende la razón del otro progenitor. En la mayoría de las situaciones, los padres sopesan los factores que consideran más importantes en la toma de decisiones. Pero, como no somos lectores de la mente ajena, el otro padre puede no ver el mismo conjunto de factores.

· Poco tiempo. Mezcla a esto la realidad de que a menudo hay poco tiempo para hablar sobre las reacciones de los progenitores en los momentos posteriores al comportamiento de un niño. El resultado es la confusión sobre las motivaciones de los otros padres.

· Un ambiente familiar emocionalmente perjudicial. En algunas situaciones, el entorno familiar parece emocionalmente peligroso o perjudicial para los niños. Las familias que enfrentan la violencia, las diatribas verbales y las peleas de gritos, o las drogas y el alcohol, probablemente, llevarán a los padres a “ocultarse”. Hacen esto para intentar reparar el daño que perciben que el otro padre ha causado. Los padres, a veces, recurren a esta estrategia cuando sienten que ellos mismos están atrapados en la situación o no están dispuestos a romper la situación familiar para lidiar con el comportamiento dañino.

Continuar leyendo

FAMILIA

Momentos del día para conectar de verdad con tus hijos, a pesar de la vorágine de la rutina.

Ya estamos de lleno enfrascados en la rutina. Atrás quedó el verano, el tiempo relajado y los planes en familia, y de nuevo toca lidiar con las prisas y la vorágine del día a día. Pero mucho cuidado, porque la cotidianidad y la monotonía podrían acabar afectando a las relaciones con nuestros hijos, provocando un distanciamiento que nos haga perder esa conexión de la que tanto hablamos.

Publicado hace

el

Atrás quedó el verano, el tiempo relajado y los planes en familia, y de nuevo toca lidiar con las prisas y la vorágine del día a día. Pero mucho cuidado, porque la cotidianidad y la monotonía podrían acabar afectando a las relaciones con nuestros hijos, provocando un distanciamiento que nos haga perder esa conexión de la que tanto hablamos.  

Es por ello, que se hace imprescindible encontrar momentos que nos ayuden a tomar oxígeno, a relajarnos y a re-conectar con quienes más queremos; algo que no siempre es fácil de llevar a cabo, pues se requiere de constancia e implicación, ¡pero el esfuerzo bien merece la pena!

Desayunar con calma: Vivir este primer momento del día sin estrés no solo os ayudará a afrontar la jornada de manera relajada y feliz, sino que es una excelente forma de conectar con tus hijos y poner en común lo que os depara el día.

Disfrutar del paseo al cole: Aprovecha este ratito para conectar con tus hijos y sus necesidades; hablad de la jornada que tenéis por delante, de los planes que haréis juntos a la salida del colegio, o simplemente disfrutad cantando o contando chistes.

Merendar juntos al aire libre: Prepara una merienda saludable, rica y variada, guarda en el bolso una toalla grande y sorprende a tus hijos a la salida del colegio. Podéis concluir vuestra merienda recogiendo hojas secas, frutos, piedrecitas  o cualquier otro elemento de la naturaleza que os permita hacer en casa una manualidad. 

Integrarle en las tareas domésticas: Ya sea haciendo la compra en el supermercado, implicándoles a la hora de preparar la cena o pidiéndoles ayuda para realizar cualquier otra actividad, no solo estaremos fomentando su autonomía, sino que podremos compartir un rato juntos, conectar y aprovechar el momento para conversar.

Practicar alguna actividad juntos: Asistir a clase de baile juntos, aprender a tocar un instrumento,  salir a montar en bici, practicar deporte en familia…¡Son innumerables las opciones que existen para pasar un rato divertido y diferente junto a nuestros hijos!

Y otra de las cosas que jamás deberíamos perder con nuestros hijos son los momentos de conexión a través de los besos y los abrazos. Cuando son pequeños, estas situaciones surgen de manera espontánea, e incluso podemos apoyamos en el porteo para favorecer esa unión.

Pero aunque ya no podamos llevar en brazos a nuestros hijos cuando son mayores, siguen necesitando de nuestros besos y nuestro contacto físico, pues pocas cosas hay más reconfortantes en la vida que las muestras de cariño de un ser querido.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza