Connect with us

FAMILIA

¿Hablar con nuestros hijos sobre el racismo?.

Las familias abordan de distintas maneras las conversaciones sobre el racismo y la discriminación con cada uno de sus miembros, y aunque no existe un enfoque único para hacerlo, las investigaciones indican, sin lugar a dudas, que lo mejor es empezar a conversar con los hijos sobre estos temas cuando todavía son pequeños.

Publicado hace

el

La respuesta es sí; si bien a algunos padres les preocupa “exponer a sus hijos a temas como el racismo y la discriminación a temprana edad”, y otros evitan hablar sobre cuestiones que ellos mismos “no entienden plenamente o con las que se sienten incómodos”, crear en ellos, a través de las diferentes etapas de la vida, el sentido del respeto, la inclusión y el valor individual de cada persona, será esencial para su desarrollo.

Las familias abordan de distintas maneras las conversaciones sobre el racismo y la discriminación con cada uno de sus miembros, y aunque no existe un enfoque único para hacerlo, las investigaciones indican, sin lugar a dudas, que lo mejor es empezar a conversar con los hijos sobre estos temas cuando todavía son pequeños.

Los bebés notan las diferencias físicas, como por ejemplo el color de la piel, desde que tienen seis meses de edad. Diversos estudios han revelado que, hacia los 5 años, los niños pueden dar señales de prejuicio racial, como tratar a las personas de un grupo racial más favorablemente que a las de otros grupos. Ignorar o evitar este tema por parte de la familia, no contribuye a proteger a los niños, por el contrario, puede dejarlos expuestos a los prejuicios. Los niños que enfrentan el racismo pueden sentirse perdidos mientras intentan entender por qué están siendo tratados de cierta manera, lo que a su vez puede afectar su desarrollo y bienestar a largo plazo.

“Guardar silencio no es una opción”.

La manera en que los niños entienden el mundo evoluciona a medida que crecen; es función de los padres enseñarles las bases para la visión del mundo, utilizar un lenguaje sencillo, apropiado, reconocer y celebrar las diferencias, saber que las personas podemos ser distintas, pero que tenemos cosas en común. Podrías decirle, por ejemplo: “Todos somos humanos, pero cada uno de nosotros es especial”. Mantener una actitud abierta, mostrarse dispuestos a responder a sus preguntas, conversar con honestidad sobre el racismo, el respeto y la inclusión generará confianza en nuestros hijos y hará de ellos mejores seres humanos.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

FAMILIA

Cómo influye el gateo en la adquisición de la lectoescritura en los niños.

Los bebés suelen comenzar a gatear entre los 6 y los 9 meses, y aunque algunos se saltan esta etapa, son enormes los beneficios que les proporciona.

Publicado hace

el

El gateo supone un gran avance en el desarrollo del bebé, le permite mayor autonomía y, por supuesto, el poder descubrir, probar, tantear, explorar…

Los bebés suelen comenzar a gatear entre los 6 y los 9 meses, y aunque algunos se saltan esta etapa, son enormes los beneficios que les proporciona. Aunque parezca extraño, gatear ayudará al bebé a leer y escribir en un futuro porque estimula, entre otras cosas, la motricidad fina que se traducirá en un buen control de trazo de la escritura.

Beneficios del gateo para los niños

1 – Gatear ayuda al bebé a ejercitar y perfeccionar la vista, aprende a enfocar ambos ojos y hacerlo a distancia. Esto le servirá para colocar el libro a una distancia correcta cuando empiece a leer y escribir. 

2  – Estimula la tactilidad de la palma de la mano, es decir, adquiere la sensibilidad necesaria para poder tener en el futuro un control del trazo de la escritura. La palma de la mano se masajea a medida que el bebé gatea y esto envía información al cerebro sobre texturas y sensaciones.

3 – Se desarrolla el patrón cruzado de movimiento que consiste en mover brazo derecho y pie izquierdo y viceversa. Los hemisferios del cerebro trabajan de forma coordinada y puede realizar movimientos simultáneos con ambos lados del cuerpo, como pasar un objeto de una mano a otra o escribir en una hoja de papel, en un futuro.

4 – El gateo desarrolla la coordinación ojo mano, de tal manera que al gatear el bebé establece una distancia similar entre el ojo y la mano de la que necesitará más adelante a la hora de leer y escribir.

5 – Al gatear el bebé ha de sujetar su peso con ambas manos, así adquiere estabilidad en los hombros y las palmas de las manos. Ambos son puntos fuertes para la motricidad fina, motricidad fina, que es la que ejercitará más adelante al dibujar o escribir.

6 – Cuando un bebé gatea está fomentando la conciencia espacial, aprende a conocer su tamaño y el de los objetos de su alrededor. Así va adquiriendo sentido de profundidad, cantidad o tamaño, algo importante para aprender a leer y escribir.


Continuar leyendo

FAMILIA

¿Por qué mi hijo adolescente solo quiere estar en su habitación?

Son muchas las razones por las cuales los adolescentes solo quieren estar en su habitación, pero ten presente que esto no necesariamente se trata de algo negativo, de hecho es una conducta esperada teniendo en cuenta la etapa en la que están, y perfectamente normal, así que no te preocupes. Te contamos algunas de las razones por las que hacen esto.

Publicado hace

el

Son muchas las razones por las cuales los adolescentes solo quieren estar en su habitación, pero ten presente que esto no necesariamente se trata de algo negativo, de hecho es una conducta esperada teniendo en cuenta la etapa en la que están, y perfectamente normal, así que no te preocupes.
Algunas de las razones por las que hacen esto son:

  • Tiene necesidad de diferenciarse: Los adolescentes necesitan encontrarse a sí mismos, y por ello, en búsqueda de su identidad, emprenden un proceso para diferenciarse de los padres.
  • Necesita marcar sus límites: Estar en su habitación es una manera de, físicamente, expresar lo que sucede en su mente, distanciándose de todos para poder tener la libertad de encontrarse consigo mismos.
  • Busca su propia independencia: Estar solos les permite tener que resolver las situaciones que se les presentan con los recursos que tienen, y esto ayuda a fomentar su independencia y capacidad para la resolución de conflictos. La soledad les permite poder pensar y plantearse preguntas.
  • Intimidad y sexualidad: Es importante respetar la necesidad de privacidad e intimidad de nuestros hijos adolescentes, ya que quizás esta es una razón por la cual pasan más horas en su habitación.
  • Redes sociales, internet, videojuegos: El uso de redes sociales, los videojuegos, el móvil, internet en general es algo cada vez más extendido entre los adolescentes. El problema es la intensidad de estas preferencias y la cantidad de horas que pasan frente a las pantallas. Si crees que esta podría ser la causa de este “encierro” en la habitación, es importante que lo hables con tu hijo, y en caso de ser necesario, pidas ayuda profesional, como comentamos al final del artículo.

Si notas que hay otros indicadores que pueden denotar la presencia de patologías como ansiedad, depresión, o adicción a las nuevas tecnologías (videojuegos, internet, etc.), por ejemplo, es importante buscar ayuda profesional.

También es importante estar alerta a posibles señales de que tu hijo esté sufriendo una situación de bullying, y por eso pase tantas horas en la habitación (si se aísla en exceso, si llega a casa y no quiere hablar, sobre todo de la escuela o el instituto, etc.).

Esto puede ser un poco complejo, pues la adolescencia guarda en sí tantos cambios que para determinar si se trata de indicadores de algo más en muchos casos es preciso el apoyo terapéutico. Si tienes dudas al respecto, por favor, consulta con un especialista en salud mental.

Continuar leyendo

FAMILIA

¿A qué edad deben aprender a nadar los niños y cómo empezar?

Hace algunos años, la APP (Academia Americana de Pediatría) actualizó sus recomendaciones sobre el tema, señalando que siempre que sea posible, los niños comiencen a tomar clases de natación a partir de su primer año de vida, con lecciones enfocadas a prevenir ahogamientos.

Publicado hace

el

Aunque cada niño se desarrolla a su propio ritmo y puede alcanzar la maduración de ciertas habilidades en momentos distintos, los profesionales de la salud señalan que es importante enseñarles a nadar lo antes posible.

Hace algunos años, la APP (Academia Americana de Pediatría) actualizó sus recomendaciones sobre el tema, señalando que siempre que sea posible, los niños comiencen a tomar clases de natación a partir de su primer año de vidacon lecciones enfocadas a prevenir ahogamientos.

También señalan que a partir de los cuatro años la mayoría de los niños están listos para clases de natación formales, en donde pueden aprender técnicas básicas de supervivencia en el agua, como flotar, patalear y buscar una salida. Alrededor de los cinco y seis años, la mayoría de los niños pueden dominar el nado de estilo crol de frente.

Al respecto, la AEP (Asociación Española de Pediatría) coincide en que las clases de natación para niños pueden comenzar por primera vez entre su primer año y los cuatro años.

Como enseñarles?
Muchos padres llevan a sus hijos a clases de natación y les dejan en manos de profesionales a partir de los cuatro años, pero también podemos hacer algunas cosas para comenzar a enseñarles nosotros mismos antes o alrededor de esa edad:

· Las primeras veces que entren a una piscina, llévale en brazos para que se sienta seguro mientras aprende a familiarizarse con la sensación de estar sumergido en el agua.

· Mientras lo sostenemos con nuestros brazos, podemos comenzar a enseñarle a patalear y mover sus brazos, moviéndonos lentamente mientras avanza “nadando”.

· Si las primeras veces que sumerja su carita le da temor hacerlo, pueden comenzar a practicar tapando la nariz con sus dedos, hasta que poco a poco sienta la seguridad de hacerlo sin usar la mano.

· Para las primeras veces que se animen a nadar sin nosotros, podemos apoyarnos en herramientas auxiliares, como los churros de poliestireno, que además de mantenerle a flote le ayudan a controlar mejor su posición al nadar.

· Practiquen el pataleo, ya sea con las tablitas para aprender a nadar o sosteniéndose del borde de la piscina.

Una vez que se sienta seguro y pueda mantenerse a flote, puede comenzar a practicar nadando distancias cortas hacia tus brazos.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza