Connect with us

FINANZAS

¿Endeudado… qué hacer?

Saber que tenemos un compromiso con el que no estamos cumpliendo y que cada día se vuelve más “insalvable” tiende a generar una sensación de incomodidad y preocupación crecientes.

Publicado hace

el

Saber que tenemos un compromiso con el que no estamos cumpliendo y que cada día se vuelve más “insalvable” tiende a generar una sensación de incomodidad y preocupación crecientes. Hay personas que prefieren ignorar el problema o abandonan el cuidado hacia las deudas por la desesperanza de sentir que no hay solución, sin embargo, hacer el problema de un lado, sólo tiende a empeorar las cosas porque se va creando un historial crediticio negativo que puede afectar en el futuro.

Muchos programas proponen diversas  estrategias para reducir las deudas, pero la mayoría reconoce como el primer paso a dar reconocer cuales son nuestras deudas; puede suceder que sepamos qué cantidad debemos, pero no conocemos exactamente cuánto en el orden de los intereses, por eso el primer paso importante es organizarlas de acuerdo con los montos y los plazos de pago que tenemos. El criterio principal para categorizar una deuda como principal o más urgente no es el monto sino el plazo de pago.  Lo siguiente debe ser planificar una cantidad mensual, para abonar dinero a la deuda, deberá ser un monto significativo que permita realmente la disminución paulatina de los pasivos, aunque sin comprometer otros presupuestos que al final pudieran generar nuevas deudas.

Para poder realizar este paso, será necesario considerar primero todos los gastos que realizamos, para así saber cuáles son prescindibles; si estos pasos no son suficientes para disminuir gradual y significativamente la deuda, quiere decir que el problema es más complejo, y se recomienda acercarse a la institución financiera con la que se tiene la deuda, para explicar la situación y revisar posibles alternativas, como por ejemplo una refinanciación. Lo más importante es no ignorar la situación, sino buscar opciones de manejo que funcionen para la situación particular de cada uno.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

FINANZAS

¿Cuál es la clave perfecta para ahorrar en una reforma integral?

Por esa razón, una reforma debe de planificarse con antelación, y no importa realmente lo que se pueda tardar, lo que importa es que te sientas cómodo con la remodelación.

Publicado hace

el

La planificación adecuada de una reforma integral es un punto clave para que al menos puedas ahorrar un 20% del capital, y la planificación especialmente se basa en determinar qué es lo que quieres o necesitas en tu hogar. Es muy común que la indecisión se apodere de ti a la hora de hacer una reforma, 7 de cada 10 personas no saben si realmente esa nueva cocina pueda hacer juego con el piso o simplemente después de que esté instalada, no les guste del todo.

Por esa razón, una reforma debe de planificarse con antelación, y no importa realmente lo que se pueda tardar, lo que importa es que te sientas cómodo con la remodelación.

Una reforma integral siembre debe contar con un estudio de presupuesto: Existen grandes empresas que ofrecen servicios sumamente costosos, recuerda que la calidad a un bajo precio es lo que realmente marca la diferencia.

Escoger los materiales para la reforma también es una alternativa que nos ayuda a ahorrar dinero:  esto también suele ser una ventaja si buscas alguna textura o color en específico.

Lo más caro de una reforma integral suele ser el suelo: Los laminados son una alternativa ideal, además de ser bastante económicas, imitan al parquet y no deben ser pulidos, su instalación es sencilla y se recomienda especialmente para hogares con niños o mascotas.

El aislamiento de tu vivienda y las puertas son fundamentales para una reforma: Un ambiente aislado hace que la temperatura se mantenga constante, así que después de haber enfriado un espacio, el aire frio permanecerá por varias horas, por lo que puedes apagar el aire acondicionado o aumentar un poco la temperatura.

Y en cuanto a las puertas, siempre nos decidimos por lo caro, ya que esto en algún momento significaba “calidad y durabilidad” pues déjanos decirte que esto, en la mayoría de los casos es falso. Las puertas lacadas no solo le dan un toque de estética a tu hogar, si no que además, son las preferidas debido a su durabilidad, y los gastos por cada puerta suelen reducirse

Estos consejos aunque parezcan simples, marcan una gran diferencia en ahorro de capital.

Continuar leyendo

FINANZAS

Kakebo, el método japonés para ahorrar dinero.

Motoko Hani, periodista y fundadora de la primera revista femenina en Japón, ideó este sistema para ayudar a las mujeres a llevar las fianzas del hogar del modo más efectivo posible, tanto para la casa como para su propia independencia.

Publicado hace

el

Motoko Hani, periodista y fundadora de la primera revista femenina en Japón, ideó este sistema para ayudar a las mujeres a llevar las fianzas del hogar del modo más efectivo posible, tanto para la casa como para su propia independencia.

A efectos prácticos, este método de ahorro japonés se materializa en un libro de cuentas para el hogar, con formato de agenda, en el que se han de anotar los ingresos y los gastos de nuestro día a día, al tiempo que nos proponemos determinadas metas. El Kakebo se divide en días, semanas y trimestres, y la forma de apuntar las cifras en él y hacer los cálculos para tener el control de nuestras cuentas es sencilla.

Para comenzar a utilizar el Kakebo, primero has de anotar el dinero que ingresas al mes y restarle los gastos fijos estimados para ese mismo periodo de tiempo. Además, tendrás que marcarte una meta para conseguir tu objetivo financiero, como ahorrar cierta cantidad de dinero mensual, en función de tus posibilidades.

Cada gasto diario debes ir anotándolo en el libro sin olvidarte de ninguno, aunque te parezcan unos pocos céntimos. Es muy importante que no hagas trampa.

Con el método Kakebo, cada uno de esos gastos queda agrupado en su respectiva categoría: supervivencia (alimentación, vivienda, luz, etc.), ocio y vicio (cenas con los amigos, actividades deportivas, gominolas y chucherías, etc.), cultura (entradas de cine, teatro, clases, libros, etc.) y extras u otros (regalos y gastos imprevistos que no encajan en las otras categorías). Para que no se te escape ni un solo gasto, lo más cómodo es que solicitas y guardes los tiques de cualquier compra que realices para poder apuntarlo debidamente en este cuaderno cuando llegues a casa.

Para que sea efectivo, el método requiere constancia, ya que será cuando transcurran las semanas cuando comenzarás a comprender mejor tus gastos en relación con tus ingresos y tendrás una visión clara de en qué se va el grueso de estos.

Si sigues el Kakebo, te sorprenderá la cantidad mensual y trimestral de dinero que inviertes en pequeños gastos diarios y te ayudará a descubrir en qué es más elevado tu gasto para poder reducir el consumo de lo prescindible y asegurarte de cubrir la categoría de supervivencia.

Puedes encontrar este libro de cuentas comercializado por distintas editoriales cada año, ya que el mejor momento para comenzar a usarlo es el mes de enero, pero también puedes adaptar una libreta normal con los apartados específicos para hacerlo.

Continuar leyendo

FINANZAS

3 estrategias para organizar tus finanzas personales y un error común que debes evitar.

A nivel de las finanzas personales, expertos advierten que este es un buen momento para replantearse lo que hacemos con nuestro dinero, tanto del punto de vista del pago de deudas, como del ahorro y la inversión. “La pandemia nos dejó una gran lección: tenemos que ahorrar”, dice Sofía Gancedo, economista y fundadora de la empresa Bricksave.

Publicado hace

el

A nivel de las finanzas personales, expertos advierten que este es un buen momento para replantearse lo que hacemos con nuestro dinero, tanto del punto de vista del pago de deudas, como del ahorro y la inversión. “La pandemia nos dejó una gran lección: tenemos que ahorrar“, dice Sofía Gancedo, economista y fundadora de la empresa Bricksave.
 
Y aunque las prioridades dependerán de la situación individual, seguir estos pasos puede ayudarte a visualizar mejor tu futuro y la manera en que fijas tus metas.

1-Define tus objetivos financieros y elabora un presupuesto
Lo que suelen recomendar los expertos es fijarse metas para el mes, para el año y para el largo plazo. Es recomendable dejarlo por escrito para que lo puedas revisar cada vez que pierdas la brújula.
Los objetivos financieros pueden ir desde recuperarse del impacto financiero de los últimos meses, conseguir un trabajo extra para complementar tu ingreso actual, buscar dónde están las tasas de interés más convenientes para reestructurar tu deuda, aumentar tu nivel de ahorro, cambiarte de trabajo o, por ejemplo, emprender.

2- Crea metas de ahorro
“El ahorro no es guardar lo que me sobra del sueldo. Muchas veces requiere hacer ciertos sacrificios”, explica Gancedo. La idea es partir de a poco y aumentar la meta según como evolucionen tus circunstancias. No importa el monto, lo que más importa es hacerse el hábito. “Es como salir a correr”, dice la economista.
“Lo que yo recomiendo es ahorrar el equivalente a un año de tu sueldo”, señala, aunque reconoce que puede ser una meta difícil de alcanzar. Con todo, al final de cuentas lo que vale es ahorrar lo que puedas, pero “hacerlo consistentemente”.
 
3- Invierte en aquello que estás dispuesto a perder
“Invierte en activos que realmente entiendes y con un monto que estás dispuesto a perder. No asumas riesgos con dinero que necesitas”. La otra recomendación es arrancar de a poco y diversificar las inversiones, para evitar una pérdida total cuando un activo se desploma.

El error más común
“El error más grande que veo es no tener conciencia sobre lo que realmente es un crédito”, sostiene Gancedo. Es un error, que se repite en todos los sectores sociales, en todos los países y en todos los niveles de educación.
 Aunque parezca obvio que un crédito es un préstamo que tenemos que devolver (con intereses), muchas veces se produce una trampa psicológica en que usamos la tarjeta sin pensar que el dinero no es nuestro. Genera la ilusión de que se puede patear el problema para más adelante y que en el futuro verás cómo lo solucionas.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza