Connect with us

Publicado hace

el

Muchos piensan que pasar la mayor parte de sus días en la iglesia es suficiente para incrementar su fe en Dios. ¿Qué opinas de ello?

La Biblia relata en Mateo 8: 5-13, acerca de la fe de un centurión (encargado de 100 hombres en el ejército romano), quien jamás había tenido relación con Jesús, y sin importarle lo que los demás podrían decir de él, se acercó al Maestro para pedirle que sanara a su siervo a quien amaba.

¿Puede alguien sorprender a Dios con su fe sin tener una relación con Él?

Jesús se maravilló al ver la fe de un hombre que ni siquiera tuvo una relación íntima con Él, no era alguien que oraba tres veces al día, o ayunaba todos los domingos, o se congregaba sin fallar.  ¿Será posible que alguien como un oficial romano pueda tener fe en Dios más que cualquiera de Su pueblo? Parece ilógico, pero Jesús respondió concediendo el anhelo que había en el corazón de este hombre.

Quizá te esfuerzas para tener una relación con Jesús, pero no has visto resultados; y hasta has llegado a pensar que tus oraciones son evadidas por Él. Sin embargo, debes saber que no eres el único, sus discípulos también lo experimentaron, porque aun estando tan cerca del Maestro, se sintieron lejos de Él cuando dudaban de su poder.

¿En qué forma te acercas a Jesús?, ¿Sabías que un corazón sincero podría ayudar a intimar con Él?

Observa lo que dice Hebreos 10:22 (RVR1960):

Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Dios conoce lo más profundo de tu ser, si realmente deseas estar cerca de Él, empieza por abrir tu corazón con toda sinceridad. No es suficiente con decir que eres hijo de Dios y sirves en su casa; porque tus actos hablarán más fuerte que tus palabras.

Recuerda:

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.

Salmos 145:18-19 (RVR1960)

¡No permitas que nada te impida a estar cerca de tu Salvador y creer en Él!

Para ello, sin duda alguna, necesitas abrir tu corazón e implorar por su ayuda.

¿Estás dispuesto a hacerlo?

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Inspiracional

UNA NUEVA TEMPORADA

Siempre que comienza un nuevo año, solemos renovar nuestras esperanzas, expectativas, metas, pensando que existe un botón de “reset” y el 1er día de enero comienza una nueva etapa. Por mucho tiempo tuve la costumbre de escribir mis nuevas metas durante los primeros días del año. ¡Hasta que llegó el 2020!

Publicado hace

el

Por alguna razón, el año pasado no lo hice. Dios me guió a pasar el primer mes del año en una búsqueda mas profunda, escuchando la voz de Dios para recibir guía para ese año. Tengo que confesarles que no recibí ninguna revelación profética acerca de lo que vendría en el año mas inesperado de todos: ¡el 2020!

Sin embargo, recibí una nueva perspectiva de cómo Dios ve nuestro año. Dios ha establecido temporadas, estaciones, etapas en la vida natural para mostrarnos como se desarrolla nuestra vida espiritual. Dice el sabio Salomón en Eclesiastés 3:11 “Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y ha puesto eternidad en el corazón del hombre, sin que este alcance a comprender la obra hecha por Dios desde el principio hasta el fin”.

Así como en la naturaleza existe el invierno, la primavera, el verano y el otoño, Dios ha establecido temporadas en nuestra vida. No podemos decir que todo el 2020 ha sido negativo. Es cierto, que hemos tenido “estaciones” de invierno espiritual, donde todo parecía sin vida, donde vivimos un tiempo de introspección, de aquietamiento, donde nos “guardamos”, así como los animales invernan, o las plantas parecen estar sin fruto. Sin embargo, esta temporada de aparente muerte, tristeza, tiene un propósito eterno destinado. Es un tiempo para planear qué nuevas semillas podemos plantar en el jardín de Dios, cuando venga la primavera. Génesis 8:22 dice» Mientras la tierra exista, habrá siembra y cosecha, frío y calor, verano e invierno, y días y noches». Cada temporada es establecida por Dios y tiene un propósito.

También tenemos que entender que cada temporada tiene un principio y un fin. Así como las estaciones tiene un día de comienzo y otro de finalización, marcadas por el movimiento de traslación de la tierra; las etapas o procesos en nuestras vidas, tienen un comienzo y un fin. El apóstol Pablo en 2 Corintios 4:17-18 dice: “pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. Por supuesto que los tiempos de prueba y dificultad parecen no tener fin cuando los estamos experimentando. No parecen ni leves, ni momentáneos… Pero todos sabemos que nuestro año se compone de momentos de alegría, de tristeza, de paz, de preocupación, de pruebas, de victorias… En Eclesiastés 3:1 leemos “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. Entendamos que en este nuevo año pasaremos distintas temporadas, con su principio y fin, donde podremos experimentar al Señor de una manera nueva.

Por último, quiero animarte a creer que cada temporada trae también nuevas oportunidades: oportunidades para crecer en nuestra fe, oportunidades para definir nuevas metas, oportunidades para buscar el propósito de Dios en nuestras vidas. El Señor nos dice en Jeremías

29:11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. El tiene planes para nuestro nuevo año. Sus planes son de bien. A veces el proceso o temporada en el que vienen envueltos parecen mostrar lo contrario, pero al final podemos decir, como dijo el sabio: “Todo lo hizo hermoso en su tiempo”.

Pastora Patricia Angelica

Iglesia Ciudad

Continuar leyendo

Inspiracional

¿SALVAVIDAS O REDES?

Por mucho tiempo como Iglesia, hemos estado tirando “salvavidas” al mundo, para rescatar a aquel que se estaba hundiendo. Ante una catástrofe como un hundimiento de un barco, de poca utilidad es tirar un salvavidas, para rescatar una sola vida, mientras miles se siguen hundiendo.

Publicado hace

el

Por mucho tiempo como Iglesia, hemos estado tirando “salvavidas” al mundo, para rescatar a aquel que se estaba hundiendo. Ante una catástrofe como un hundimiento de un barco, de poca utilidad es tirar un salvavidas, para rescatar una sola vida, mientras miles se siguen hundiendo.

Jesús uso una ilustración con sus discípulos para hacerles entender su misión de rescate en este mundo donde miles se pierden sin conocerle. En Lucas 5:2-11 vemos un evento donde Jesús llama a sus primeros discípulos, quienes estaban “tirando la toalla”, desanimados de tanto intentar “pescar”, pero sin resultados. Dice el versículo 2 que los pescadores habían dejado sus barcas y lavaban sus redes, vacías, y sin haber recogido nada. 

Y aquí viene la voz del Señor: “Lleva la barca hacia aguas más profundas, y echen allí las redes para pescar”. La Palabra de autoridad de Cristo les da la estrategia para alcanzar la misión del Reino: ir a aguas mas profundas y tirar la red. 

En primer lugar, las aguas profundas significan una mayor profundidad espiritual. Las aguas profundas nos alejan de esa seguridad que nos da la orilla, el “hacer pie”. Es ese nivel de fe que te conduce a dejarte llevar por las corrientes naturales del mar. Ese nivel de fe que no mide tu entrega, sino que sigue la corriente de Dios. 

Segundo, Jesús le pide que vuelvan a hacer lo que han hecho toda la noche. Es raro, pero muchas veces el Señor nos pide que perseveremos en sus mandatos, aun cuando no hemos visto el fruto. Pero la obediencia, tarde o temprano, dará su resultado. Perseverar… Pedro, se queja y le dice a Jesús: ¡ya lo hemos hecho y no sucedió nada! Pero porque tu lo dices, aquí vamos… No importa si lo que has estado haciendo no da un fruto aparente hoy, si Jesús te lo ha dicho, hazlo y veras los resultados.

La obediencia permitió el milagro. Miles de peces llenaron de tal manera las redes que éstas se rompían. Una red no podía contener tanto fruto, ya que se corría el peligro de perder semejante pesca. Así que tuvieron que llamar a otras barcas para que vinieran a ayudarles. Cuando obedecemos al Señor, comenzamos a ver el fruto de nuestra labor. Aquí vemos dos elementos: redes y barcas. Solo con redes que son tiradas en obediencia al Señor es posible salvar miles de vidas, pero solo con las barcas es posible contener el fruto. Necesitamos redes (nuevas estrategias) para pescar, pero barcas (casas, familias, iglesias, grupos, pastores) para contener ese fruto, con el fin de que no se pierda ni uno.

Es tiempo de dejar de tirar un salvavidas y ganar un alma para el Señor de vez en cuando. Nos urge comenzar a tirar redes y traer mas barcas que contengan el fruto. ¡El tiempo es ahora! El profeta Hageo dijo de parte del Señor: «Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Este pueblo dice: “Todavía no es tiempo de que la casa del Señor sea reedificada.”»3 Entonces la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo, y dijo:4 «¿Acaso sí es tiempo de que ustedes habiten en sus casas artesonadas, y de que esta casa esté desierta? (Hageo 1:2-4) Ahora es tiempo de llenar su casa, de edificar el Cuerpo de Cristo.

Pastora Patricia Angelica

Iglesia Ciudad

Continuar leyendo

Inspiracional

Juan de Montreal estrena en YouTube el reality show «Gran Cristiano»

El comediante Juan de Montreal estrena este domingo, 24 de mayo, el reality show «Gran Cristiano», una parodia de Big Brother, una de las series de reality más conocidas del mundo, pero esta vez en una versión cristiana.

Publicado hace

el

El comediante Juan de Montreal estrena este domingo, 24 de mayo, el reality show «Gran Cristiano», una parodia de Big Brother, una de las series de reality más conocidas del mundo, pero esta vez en una versión cristiana.

Juan es hijo de pastores, líder de jóvenes, cantante y compositor de la popular Banda Montreal; pero quizás la faceta que más lo caracteriza ahora es la de comediante, que nació de su motivación de ver reír a las personas, cambiando un día triste por uno de alegría.

«Siempre apunté a la música y nunca imaginé que a través del humor tendría tal impacto, pero lo interpreto como algo que Dios eligió para poder llevar su mensaje de manera diferente», afirma el multifacético comediante que se dispone a emprender uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera.

Una casa con mucho humor

Con gran creatividad e ingenio, se propone reunir en una casa a siete de los diez personajes que interpreta, y con los cuales ha recorrido con su show de comedia diferentes ciudades de los Estados Unidos, España, Italia y la mayoría de los países de América Latina.

«He tenido la bendición de conocer muchas culturas y probar demasiadas comidas», comenta entre risas este talentoso joven que se ha ganado el cariño de chicos y grandes.

«Los personajes los fui creando a medida que avanzaba en esta faceta de comediante, donde trataba de abarcar la mayoría de los departamentos y sectores de la iglesia, para identificar a cada persona con su puesto dentro de la congregación», afirma Juan, recordando sus inicios en la comedia hace 4 años.

Actualmente cuenta con más de 2 millones de seguidores en sus redes sociales, donde constantemente publica videos que se viralizan, demostrando que es posible hacer buen humor sin usar malas palabras o doble sentido.

En el reality «Gran Cristiano», además de escribir el guión e interpretar a siete personajes, Juan estará a cargo de la conducción del show, producción y edición de cada programa.

«Es un gran desafío; pero yo tengo un problema: soy amante de los desafíos y me gusta superarme día tras día», afirma Juan, agregando que aunque le toma muchas horas el trabajo de edición, lo disfruta mucho porque le apasiona y desea que salga lo más profesional posible.

Una competencia como ninguna otra

Los programas tendrán una duración de 13 semanas y se lanzarán de manera exclusiva en el canal de YouTube Juan de Montreal. Cada cap

La audiencia podrá disfrutar de una mezcla de comedia y drama, donde cada uno de los participantes competirán por ser un mejor cristiano. Además de los personajes que interpreta Juan de Montreal, también participarán en el reality show su papá, Ruben Gimenez, quien será uno de los miembros más importantes de la casa; su hermana Ana de Montreal, y Obed Torres.

También se destaca la participación de su esposa Walki, quien lo ha acompañado recientemente en sus giras, convirtiéndose en parte fundamental del elenco. «Estar con mi familia en cada gira y evento es una felicidad completa y hacer el show con Walky es muy especial», afirma Juan, emocionado de poder compartir su pasión con sus seres queridos.

El programa será muy interactivo pues el público tendrá la opción de participar y votar a través de la página de Instagram @Gran_Cristiano para que cada uno de los personajes abandone la casa semana tras semana.

El personaje que salga eliminado de la casa tendrá la oportunidad de compartir su experiencia y anécdotas cada lunes a las 11:15 a.m (EST) en el programa radial “Cuéntamelo todo” que conduce Mónica Ortíz y Miguel Montes por RadioUnt.net.

De esta manera el público será el gran espectador de este innovador reality show, que además de garantizar una buena dosis de humor, dejará una gran enseñanza sobre lo que significa ser un verdadero cristiano.

Continuar leyendo

Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza