Connect with us

Salud y Vida

Los alimentos que deberían formar parte de la dieta diaria de los niños hasta los 5 años.

Los primeros 2.000 días de vida, como se conoce al período que va desde la concepción hasta los 5 años, es un momento crítico para la salud física, cognitiva, social y emocional de los niños. A partir de entrevistas con médicos y nutricionistas, y consultas con guías alimentarias elaboradas por organismos oficiales, te contamos todo lo que un niño debe comer en su día a día para garantizar una nutrición adecuada.

Publicado hace

el

Los primeros 2.000 días de vida, como se conoce al período que va desde la concepción hasta los 5 años, es un momento crítico para la salud física, cognitiva, social y emocional de los niños. Varios estudios demuestran que todo lo que sucede en ese espacio de tiempo puede tener un impacto a lo largo de la infancia e incluso de la edad adulta.

Especialistas consultados por BBC News Brasil destacaron, en particular, la importancia de una correcta alimentación durante este período. A partir de entrevistas con médicos y nutricionistas, y consultas con guías alimentarias elaboradas por organismos oficiales, te contamos todo lo que un niño debe comer en su día a día para garantizar una nutrición adecuada.

  • Leche materna

Hasta los seis meses de edad, los médicos recomiendan la lactancia materna exclusiva. No se debe ofrecer agua ni té. “La leche materna es suficiente”, dice José Nélio Cavinatto, pediatra del Hospital Albert Einstein. La leche materna es la única que contiene anticuerpos y otras sustancias capaces de proteger al niño de muchas enfermedades, como diarrea, infecciones respiratorias y alergias. Además, reduce el riesgo de desarrollar asma, diabetes tipo 2 y obesidad en la edad adulta.

  •  Verduras

Los alimentos que no pueden faltar, tanto en la comida de niños como adultos, son las verduras, que deberían representar al menos el 50% del plato.
La SBP recomienda que los niños de 1 a 2 años consuman dos porciones por día, y que los niños de 2 a 5 años consuman tres porciones diarias.

  • Cereales y tubérculos

El grupo de los cereales y tubérculos, que debe representar alrededor del 25% del plato infantil, incluye maíz, arroz, avena, trigo, pasta, harina, pan, ñame, papa y yuca.
Según el médico Cavinatto, este grupo representa fuentes importantes y saludables de lípidos y vitaminas, pero especialmente de carbohidratos.
Son los principales proveedores de energía para ser utilizada por el organismo en el crecimiento, desarrollo y actividades diarias de los niños.

  • Carnes y huevo

Médicos y nutricionistas también recomiendan la presencia de carne o huevo en las dos comidas principales de los niños. Estos artículos deben representar alrededor de ⅛ del plato. Según la SBP, los niños de 1 a 3 años deben comer dos raciones de carne o huevo al día. Entre los pequeños de 4 a 5 años, la recomendación es una ración.

  • Leche y Lácteos

A partir del año de edad, los nutricionistas también recomiendan ofrecer leche y derivados lácteos a los niños. La recomendación es de 3 raciones hasta los 5 años.
La leche, el queso y el yogur son excelentes fuentes de calcio. El nutriente es esencial para el desarrollo de un esqueleto sano y se vuelve más necesario durante la niñez y la adolescencia como resultado del intenso desarrollo óseo y muscular.

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Salud y Vida

Freidora de aire o microondas: ¿qué es más recomendable si quieres alimentarte de una forma más sana?

En los intentos de acercarnos a la comida casera y de facilitar la tarea de cocinar en casa, muchos electrodomésticos han resurgido en la cocina; entre ellos la freidora de aire y el microondas. Te contamos cuál emplear para comer más sano.

Publicado hace

el

La freidora de aire conocida también como air fryer o freidora sin aceite funcionan de forma similar a un horno eléctrico a convección sometiendo los alimentos a un aire muy caliente que circula constantemente, gracias a una fuente de calor eléctrica y a la acción de un ventilador.

Microondas u horno de ondas electromagnéticas como su nombre lo utiliza ondas electromagnéticas que moviliza las partículas de agua de cada  alimento y de esta forma, cocina o calienta los mismos. En la gran mayoría de los casos, el uso de microondas no requiere el agregado de un cuerpo graso en absoluto, excepto que busquemos un resultado semejante a una fritura (sin freír), y permite la cocción de los alimentos en muy poco tiempo.

¿Qué usar para comer más sano?
Si somos asiduos al consumo de alimentos o preparaciones fritas así como a rebozados que requieren el adicionado de un cuerpo graso para dorarse y lograr la consistencia crujiente que pretenden, recomendamos acudir a la freidora de aire o sin aceite.
Igualmente, será más aconsejable la freidora de aire si de manera habitual incluimos una amplia proporción de carnes en nuestra dieta y snacks comerciales (que suelen conllevar fritura) que podemos preparar en casa utilizando un artefacto.

Es importante considerar que el microondas cocina aún más rápido que la freidora de aire y por ello, es recomendable para quienes no tienen tiempo al momento de cocinar, pudiendo elaborar platos diversos pero nunca logrando una consistencia verdaderamente crujiente cómo lo logra la freidora de aire.

En ambos casos, se trata de electrodomésticos que no promueven la pérdida de nutrientes, e incluso el microondas ha demostrado conservar las propiedades antioxidantes de los alimentos en mayores proporciones que otros métodos de cocción resultando semejante a una cocción al vapor ya que moviliza partículas de agua de cada plato para su cocción.

Continuar leyendo

Salud y Vida

Las enfermedades que tu hijo puede contagiarse con la vuelta al cole y cómo prevenirlas.

Los niños han vuelto a las aulas y sabemos que al convivir muchos niños en espacios cerrados durante varias horas, inevitablemente vendrán los contagios y las enfermedades.

Publicado hace

el

Los pediatras advierten de un incremento significativo de las visitas a las consultas pediátricas al comenzar el nuevo curso escolar y aconsejan seguir unas adecuadas medidas de prevención para evitar el contagio de infecciones frecuentes durante la infancia, especialmente entre los más pequeños.

Las enfermedades más frecuentes que tu hijo puede contagiarse con la vuelta al cole son:
Otitis: el 90 por ciento de los niños sufre otitis antes de los cinco años,  así que es muy probable que en algún momento toque.
Catarros: el catarro o resfriado común es una infección vírica de las vías superiores. Es el cuadro más común en niños en edad preescolar. Es una enfermedad muy contagiosa que se transmite al toser o estornudar.
Faringits: durante la época invernal son más frecuentes las faringitis de origen viral, mientras que las de tipo bacteriana suelen incrementarse en el cambio de estaciones, sobre todo en la primavera.
Gastroenteritis: la mayoría de las gastroenteritis son ocasionadas por virus (fundamentalmente rotavirus, y con menor frecuencia, adenovirus, calicivirus, astrovirus…) y suele durar aproximadamente una semana, dependiendo del tipo y de la gravedad.
Amigdalitis: la amigdalitis es la inflamación de las amígdalas producida por un virus o una bacteria. La infección también puede estar presente en la garganta y áreas circundantes, causando inflamación de la faringe (faringitis).
Gripe o influenza: la gripe en los niños es una infección vírica provocada por el virus de la influenza que afecta principalmente a las vías respiratorias y se contagia fácilmente, siendo los niños pequeños principales transmisores del virus.
Conjuntivitis: la conjuntivitis es la infección ocular más frecuente en los niños. A pesar de que la mayoría de las conjuntivitis son contagiosas (por ellos se producen brotes epidémicos de conjuntivitis en las guarderías o escuelas), normalmente no causan daño ni al ojo ni a la visión.

Cómo prevenir enfermedades en niños
Es necesario seguir una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras, que aporte los nutrientes necesarios, mantener una correcta hidratación, hacer que se laven las manos con frecuencia y de forma adecuada a lo largo del día, mantener la higiene de los objetos que los niños comparten como juguetes y otros elementos del aula.

Evitar que los niños compartan chupetes, biberones, vasos, cubiertos y otros utensilios. ventilar a diario las habitaciones, al menos diez minutos al día, practicar ejercicio de forma regular, tener un adecuado descanso, mantener las vacunas al día.

Continuar leyendo

Salud y Vida

¿Por qué cuidar la postura de tu espalda en el home office?

Entre más tiempo pase frente a la computadora, aún sentado en la mejor silla, aumenta la probabilidad de padecer dolor de espalda, al debilitarse la función principal de la columna: sostener al cuerpo.

Publicado hace

el

El tiempo que las personas que hacen home office pasan frente a la computadora sentadas es en promedio un rango de 10 horas. Durante este tiempo es muy probable que la postura que toma la columna, el cuello, los brazos, manos y piernas no sea la correcta, y en consecuencia, aparecen alteraciones como:

· Dolor de espalda.
· Tensión en el cuello.
· Cansancio recurrente.
· Dolores en manos y articulaciones.

El cuerpo está habilitado para estar en movimiento, por lo que la  falta de pausas o cambios de posición durante la jornada laboral y en algunos casos el descontrol de los horarios de trabajo incrementa el tiempo estático. 

Acciones ideales
Hacer pausas cada 30 minutos y moverse –cambiar de posición, caminar, estirarse o incluso colocarse de cuchillas– es una manera excelente de mantener el cuerpo activo, disminuir la tensión y evitar que se debilite la espalda.
La manera de sentarse y trabajar con el monitor o laptop no es lo único, debes tomar en cuenta:

  • Una silla ergonómica: ayudar a mantener la curvatura natural de la columna es esencial con un respaldo recto y un apoyo en la zona lumbar ya sea con un cojín o con una silla que posea ese apoyo.
  • Ubicar el monitor a una altura adecuada: no se debe tener la cabeza agachada, lo ideal es colocar la pantalla frente a tus ojos.  Además, es importante ayudarte con un atril para la lectura de hojas, libretas o libros, todo esto con el objetivo de mejorar la circulación, la concentración y la visión.
  • Al sentarte cuida que no estés cruzando las piernas y que tus dos pies apoyen el piso, de esta manera mantienes una buena circulación sanguínea.


Nuevas alternativas
– Si bien la costumbre es sentarse para trabajar, puedes considerar cambiar la forma en que realizas tu jornada.

– Haz la prueba de trabajar de pie, adquiere un teclado y mouse inalámbrico y varía la postura de tu espalda: de pie o sentado.

– Otra alternativa, si tu trabajo lo permite, es leer o repasar mientras caminas o pedaleas, contar con una caminadora o bicicleta estática podría ayudarte a mantener tu espalda activa y evitar lesiones.

El home office ha sido un cambio radical para la mayoría de los trabajadores, y sin duda ha sido un proceso de adaptación veloz, pero es tu oportunidad para crear un espacio ideal y atender a la comodidad de tu cuerpo y espalda cuidando la postura.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza