Connect with us

Salud y Vida

No prohibir alimentos ni forzar a comer: claves para una alimentación infantil saludable. 

Sabemos que hay muchos alimentos para niños poco o nada saludables para ellos. Alimentos con exceso de azúcar o de grasas saturadas sin ningún valor nutricional para nuestros pequeños cuyo consumo es perjudicial para su salud. Por supuesto, estos alimentos es mejor evitarlos. Las chucherías y los dulces, son la perdición de muchos niños (y también de algunos padres) y surge, en muchas ocasiones, la duda de si debemos o no prohibirlas.

Publicado hace

el

Por qué no es bueno prohibir alimentos
Sabemos que hay muchos alimentos para niños poco o nada saludables para ellos. Alimentos con exceso de azúcar o de grasas saturadas sin ningún valor nutricional para nuestros pequeños cuyo consumo es perjudicial para su salud. Por supuesto, estos alimentos es mejor evitarlos. Las chucherías y los dulces, son la perdición de muchos niños (y también de algunos padres) y surge, en muchas ocasiones, la duda de si debemos o no prohibirlas.

Para la nutricionista de Neolife, Laura Pérez Navarro, la respuesta es no ser tajantes en este asunto puede llevar a crear una necesidad que no existía en el niño, que va a desear lo prohibido, lo que no puede tener.

“Si no quieres que tus hijos consuman helados, no los tengas en casa. No se lo ofrezcas. Pero si un día, en un cumpleaños o fuera de casa, lo pide, no se lo niegues. Este tipo de comportamientos luego se arrastran toda la vida”, apunta la experta.

Si se tienen asociados ciertos alimentos como sistema de recompensa emocional ante determinadas situaciones, como, por ejemplo, calmar el estrés comiendo dulces, activamos el sistema de recompensa momentánea que retroalimenta la conducta. Esto, a la larga, puede desembocar en trastornos de la conducta alimentaria.

Por tanto, debemos evitar comprar estos alimentos y tenerlos a mano en casa, pero sí podemos permitirles comerlos ocasionalmente -y con medida- en alguna situación especial, como un cumpleaños u otra celebración.

Sin forzar ni obligar a comer
No conseguimos absolutamente nada ejerciendo este tipo de presión para que los niños coman. Todo lo contrario: forzar u obligar a comer causará en ellos el efecto menos deseado, que acaben odiando aún más la comida y el momento de comer, que tiene que ser un momento agradable y compartido en familia.

Debemos tener en cuenta que los niños tienen un menor requerimiento que los adultos. Y al igual que vienen haciendo desde que nacen con la lactancia a demanda, tienen que seguir comiendo a demanda porque siguen teniendo la capacidad de comer lo que necesitan y cuándo lo necesitan.

Tened en cuenta que los niños necesitan estar expuestos unas 15 veces, como media, a un nuevo alimento para que acaben aceptándolo. Así que, no desesperes ni no quiere comerlo ahora, prueba a ofrecérselo de diferentes maneras y puede que más adelante acabe comiéndolo y le encante. 

Continuar leyendo
Click para Comentar

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Salud y Vida

¿Por qué se produce el insomnio en verano? cómo combatirlo?

Esto, si bien nos permite disfrutar de más tiempo de ocio al aire libre, puede afectar a la producción de melatonina. Normalmente, la producción de melatonina comienza a aumentar a medida que disminuye la luz ambiental, indicándole al cuerpo que es momento de dormir.

Publicado hace

el

Paradójicamente, son aquellos aspectos que más nos gustan de la temporada estival los que pueden convertirse en nuestros peores enemigos a la hora de descansar. Entre los principales se encuentran los siguientes:

Más horas de luz

Esto, si bien nos permite disfrutar de más tiempo de ocio al aire libre, puede afectar a la producción de melatonina. Normalmente, la producción de melatonina comienza a aumentar a medida que disminuye la luz ambiental, indicándole al cuerpo que es momento de dormir.

Altas temperaturas

La temperatura ambiental ideal para descansar correctamente se encuentra en torno a los 64 -69 °F. Cuando el entorno supera los 79 °C, conciliar el sueño y obtener un descanso de calidad se vuelve realmente complicado. Además, si optamos por abrir las ventanas para regular la temperatura, nos exponemos a ruidos ambientales y a un exceso de luminosidad que pueden entorpecer el descanso.

Falta de ejercicio físico

Se ha demostrado  que la práctica de ejercicio físico es una excelente aliada para combatir el insomnio y mejorar la calidad del sueño.

Hábitos desordenados y falta de rutinas

Nos acostamos y nos levantamos más tarde que de costumbre y no seguimos unos horarios fijos. Esta falta de orden puede hacer que nuestro organismo no sepa bien cuándo es momento de descansar y cuándo de estar activos.

¿Cómo combatir el insomnio en verano?

  • Existen ciertas medidas que podemos tomar para combatirlo:
  • Ventilar y refrescar la habitación antes de dormir.
  • Practicar actividad física de forma regular y evitar el sedentarismo.
  • Procurar seguir una rutina y unos horarios estables.
  • Las siestas no deben superar los 30 minutos de duración.
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias estimulantes durante las horas previas al sueño.

No siempre es posible aplicar con rigurosidad las anteriores pautas; sin embargo, procura hacerlo en la medida de lo posible. Esto te ayudará a combatir el insomnio de verano, descansando mejor y gozando de mayor energía y ánimo durante el día.



Continuar leyendo

Salud y Vida

¡Bebé al agua!

Al igual que cada niño tiene su propio ritmo para empezar a comer, gatear o caminar, para aprender a nadar tampoco hay plazos. El proceso de aprender es tan o más importante que el fin en sí mismo. No es la meta que el niño salga nadando como un delfín, sino que aprenda a relajarse y divertirse, y que se sienta seguro dentro del agua.

Publicado hace

el

La natación es el deporte más completo y el único que se puede practicar desde las primeras semanas de vida. Cuánto antes conozca el bebé la sensación de nadar, su cuerpo y su mente se verán favorecidos.

Al igual que cada niño tiene su propio ritmo para empezar a comer, gatear o caminar, para aprender a nadar tampoco hay plazos. El proceso de aprender es tan o más importante que el fin en sí mismo. No es la meta que el niño salga nadando como un delfín, sino que aprenda a relajarse y divertirse, y que se sienta seguro dentro del agua.

Al principio, el bebé simplemente disfrutará de las nuevas sensaciones que le provoca el agua. Sentirá la ingravidez y aprenderá a flotar. Será más adelante, cuando empiece a sumergirse y aprenda las técnicas básicas de la natación. Pero es recién a los tres años de edad cuando tiene la coordinación muscular para desplazarse solo de un lado a otro.

Son muchos los beneficios de la natación para los niños. Además de fortalecer el sistema cardiovascular y colaborar en el desarrollo de los músculos y los huesos, ayuda a mejorar la coordinación y el equilibrio. En lo psicológico, descubren la maravillosa sensación de independencia y seguridad.

No hay un consenso general sobre cuál es la edad adecuada para empezar a nadar. Cuánto más pequeños son, todavía mantienen el reflejo innato de cerrar la glotis, por lo que, al sumergirlos, cierran automáticamente el paso de las vías respiratorias. Al crecer, lo van perdiendo, al igual que el instinto de “caminar” en el agua.

La temperatura del agua de la piscina debe estar alrededor de los 32 grados. El entorno tiene que ser atractivo, con juguetes, colchonetas, pelotas, música y un ambiente que los motive. Es muy importante que el bebé se sienta cómodo y confiado en el agua. La madre (o quien vaya con el bebé a las clases) juega un papel fundamental siendo el “apoyo” al que el niño recurrirá cuando se sienta inseguro. Por eso, tendrás que tener mucha paciencia y predisposición para pasar ambos un momento agradable.



Continuar leyendo

Salud y Vida

¿Mas allá de la estética, por qué es importante la masa muscular?

A medida que cumplimos años se hace más complicado ganar masa muscular y más fácil perderla. El fenómeno de pérdida de músculo asociado con la edad recibe el nombre de sarcopenia. La sarcopenia es más visible cuanto más avanzado es el envejecimiento, siendo una de las principales causantes de la dependencia cuando llegamos a una edad avanzada.

Publicado hace

el

A medida que cumplimos años se hace más complicado ganar masa muscular y más fácil perderla. El fenómeno de pérdida de músculo asociado con la edad recibe el nombre de sarcopenia. La sarcopenia es más visible cuanto más avanzado es el envejecimiento, siendo una de las principales causantes de la dependencia cuando llegamos a una edad avanzada.

La masa muscular es un seguro de vida: Cuanta más masa muscular tengamos, podremos vivir una vida más larga y más ancha, entendiendo por ancha una vida sin limitaciones de movimiento y enfermedad. Las personas con poca masa muscular y fuerza aumentan un 60% el riesgo relativo de muerte en relación con las personas que tienen más masa muscular y fuerza.

Menos enfermedades crónicas y menor tiempo de hospitalización: El músculo nos protege de la inflamación crónica, base de estas enfermedades, lo que lo convierte en un escudo de grandes dimensiones que nos cubre.
 
La masa muscular y la masa ósea, primas hermanas: La densidad mineral ósea está directamente relacionada con la calidad de vida, especialmente a medida que envejecemos. Si no hemos realizado entrenamiento de fuerza para aumentar la masa muscular aumentamos el riesgo de fragilidad y de fracturas en la vejez, sobre todo las mujeres.

A mayor masa muscular, más gasto calórico diario: Al contar con más cantidad de masa magra nuestro gasto diario será mayor por lo que será más fácil evitar el exceso de peso, al permitirnos ingerir más calorías. En muchos casos no marcará una diferencia significativa, pero todo suma.

Fuerza y masa muscular: la hucha a llenar para nuestro plan de pensiones: El entrenamiento de fuerza es un plan de pensiones con el cuál vamos añadiendo a la hucha un puñado de masa muscular, algunos billetes de masa ósea y unas monedas de fuerza y potencia. Todo ello nos servirá para ir pagando las deudas cuando alcancemos una edad avanzada y así evitar los números rojos de salud.

Continuar leyendo
Publicidad



Más Vistos

Copyright © 2020 Buenas Nuevas - El Hogar de la Fe y la Esperanza